Levítico 5

1El que peque y se haga culpable porque, habiendo sido llamado a declarar bajo juramento, no manifiesta aquello que vio u oyó; 2el que toque, aun sin darse cuenta, una cosa impura, el cadáver de una fiera, animal o reptil impuros, y al darse cuenta se haga responsable; 3el que toque inadvertidamente cualquier impureza humana, cuyo contacto le hace impuro, y luego, al tener conocimiento de ello, se hace responsable; 4el que jure a la ligera que no va a hacer lo que sea, bueno o malo, cualquiera de esas cosas sobre las que se suele jurar sin pensarlas bien y luego al caer en la cuenta se hace responsable; 5el que de cualquiera de estas maneras se haya hecho culpable, confesará su culpa 6y presentará al Señor, como reparación por el pecado cometido, una hembra del rebaño, oveja o cabra, en sacrificio de expiación. El sacerdote hará así la expiación por su pecado, y quedará perdonado. 7Si no le alcanza para un cabrito, presentará al Señor, como reparación por su pecado, dos palomas o dos pichones, uno como sacrificio de expiación y otro como holocausto. 8Los presentará al sacerdote, ofrecerá primero el del sacrificio de expiación; cortará la cabeza de la víctima junto a la nuca, sin separarla totalmente, 9rociará con parte de su sangre la pared del altar, y el resto lo derramará al pie de éste: es un sacrificio de expiación. 10Con la otra ave hará un holocausto según el ritual. El sacerdote hará así la expiación por su pecado, y quedará perdonado. 11Si ni siquiera le alcanza para un par de palomas o de pichones, presentará como ofrenda por su pecado unos cuatro kilos de la mejor harina sin mezclar aceite ni poner incienso, pues es un sacrificio de expiación. 12Lo presentará al sacerdote, el cual tomará un puñado como memorial y lo quemará en el altar sobre los sacrificios ofrecidos al Señor. Es un sacrificio de expiación. 13El sacerdote hará así la expiación por el pecado cometido al hacer alguna de las cosas dichas, y quedará perdonado. El resto, como en el caso de la ofrenda, le corresponde al sacerdote. 14El Señor dijo a Moisés: 15–El que peque inadvertidamente, quedándose con algo de las ofrendas sagradas que pertenecen al Señor, le ofrecerá en sacrificio un carnero del rebaño sin defecto y valorado en plata, según las pesas del santuario. 16Compensará el fraude cometido contra el santuario añadiendo un quinto, que entregará al sacerdote. El sacerdote hará la expiación con el carnero de reparación, y él quedará perdonado. 17Si uno peca inadvertidamente contra la ley del Señor, se hace culpable y carga con su culpa. 18Traerá al sacerdote, como sacrificio de reparación, un carnero del rebaño sin defecto, según se estime en cada caso. El sacerdote hará la expiación por la falta cometida inadvertidamente, y quedará perdonado. Es un sacrificio de reparación, 19pues era realmente culpable en presencia del Señor. 20El Señor dijo a Moisés: 21–Si uno peca y comete un delito contra el Señor negando a su prójimo lo que dejó a su cuidado, una prenda, o una cosa robada o quitada a la fuerza, 22o una cosa perdida que hubiera encontrado; o si jura en falso, y con ello ofende al Señor; 23si peca así y se hace culpable, restituirá lo robado o quitado a la fuerza, el depósito que le ha sido confiado, la cosa que haya encontrado, 24así como aquello sobre lo que juró en falso; lo devolverá íntegramente a su propietario el día de su sacrificio de reparación y añadirá una quinta parte. 25Como sacrificio de reparación al Señor, traerá al sacerdote un carnero del rebaño sin defecto, según se estime en cada caso. 26El sacerdote hará la expiación en presencia del Señor, y le será perdonada cualquier falta de la que se haya hecho culpable.

will be added

X\