Levítico 4

1El Señor dijo a Moisés: 2–Di a los israelitas: Así procederán cuando alguien peque inadvertidamente contra alguna de las prohibiciones del Señor, haciendo algo prohibido: 3Si el que peca es el sacerdote ungido, haciendo así culpable al pueblo, ofrecerá al Señor, por el pecado cometido, un ternero sin defecto como sacrificio de expiación. 4Llevará el novillo en presencia del Señor a la entrada de la tienda del encuentro, le pondrá la mano sobre la cabeza y lo inmolará en presencia del Señor. 5Luego, el sacerdote ungido tomará parte de la sangre del novillo, la llevará a la tienda del encuentro, 6mojará el dedo en la sangre y hará siete aspersiones hacia el velo del santuario en presencia del Señor; 7untará con ella las esquinas que sobresalen del altar de los perfumes, que está en presencia del Señor en la tienda del encuentro, y la sangre que quede la derramará al pie del altar de los holocaustos, que está a la entrada de la tienda del encuentro. 8Quitará luego al novillo del sacrificio expiatorio toda la grasa: la que recubre las entrañas y la que hay sobre las vísceras, 9los riñones, con la grasa que los envuelve, la que envuelve los lomos y la que está junto al hígado y los riñones, 10de la misma manera que se le quita al toro del sacrificio de comunión; el sacerdote la quemará sobre el altar de los holocaustos. 11La piel del novillo y toda su carne, la cabeza y las patas, las entrañas y los excrementos, 12el novillo entero, lo llevará fuera del campamento a un lugar puro, donde se tiran las cenizas, y allí lo quemará sobre la leña. Será quemado en el lugar donde se tiran las cenizas. 13Si ha sido toda la comunidad de Israel la que ha pecado inadvertidamente y la que se ha hecho culpable haciendo, sin darse cuenta, algo prohibido por la ley del Señor, 14cuando la comunidad se dé cuenta del pecado cometido, ofrecerá un novillo como sacrificio de expiación. Lo llevará ante la tienda del encuentro; 15los ancianos de la comunidad pondrán sus manos sobre la cabeza del novillo en presencia del Señor, y el sacerdote lo inmolará en presencia del Señor. 16El sacerdote ungido llevará parte de la sangre del novillo a la tienda del encuentro, 17mojará el dedo en la sangre y hará siete aspersiones hacia el velo del santuario en presencia del Señor; 18untará con ella las esquinas que sobresalen del altar, que está en presencia del Señor en la tienda del encuentro, y la sangre que quede la derramará al pie del altar de los holocaustos. 19Quitará al novillo la grasa y la quemará sobre el altar; 20hará con este novillo lo mismo que con el del sacrificio por el pecado. El sacerdote hará así la expiación por ellos y quedarán perdonados. 21Llevará luego el novillo fuera del campamento y lo quemará como hizo con el anterior. Es el sacrificio de expiación por la asamblea. 22Si es un jefe el que ha pecado y el que se ha hecho culpable por transgredir inadvertidamente alguna de las prohibiciones del Señor, su Dios, 23cuando se le haga caer en la cuenta del pecado cometido, presentará como ofrenda un macho cabrío sin defecto. 24Pondrá su mano sobre la cabeza del macho cabrío y lo degollará en el lugar de los holocaustos en presencia del Señor. Es un sacrificio de expiación. 25El sacerdote mojará su dedo en la sangre de la víctima, untar���� con ella las esquinas que sobresalen del altar de los holocaustos y derramará lo sobrante al pie de este altar. 26Luego quemará toda la grasa sobre el altar, como se hace con la grasa del sacrificio de comunión. El sacerdote hará así la expiación por el pecado del jefe, y éste quedará perdonado. 27Si es un hombre del pueblo el que ha pecado inadvertidamente y el que se ha hecho culpable por transgredir alguna de las prohibiciones del Señor, 28cuando se le haga caer en la cuenta de ello, presentará como ofrenda por su pecado una cabra sin defecto. 29Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará en el lugar de los holocaustos. 30El sacerdote mojará su dedo en la sangre, untará con ella las esquinas que sobresalen del altar de los holocaustos y derramará lo sobrante al pie de este altar. 31Le quitará la grasa, como en el sacrificio de comunión, y el sacerdote lo quemará sobre el altar como aroma agradable al Señor. El sacerdote hará así la expiación por él, y quedará perdonado. 32Si ofrece un cordero como sacrificio de expiación, presentará una hembra sin defecto. 33Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará como expiación en el lugar de los holocaustos. 34El sacerdote mojará su dedo en la sangre del sacrificio de expiación, untará con ella las esquinas que sobresalen del altar de los holocaustos y derramará lo sobrante al pie de este altar. 35Le quitará la grasa, como se le quita al cordero del sacrificio de expiación, y la quemará en el altar sobre las otras víctimas ofrecidas al Señor. El sacerdote hará así la expiación por su pecado, y quedará perdonado.

will be added

X\