Levítico 26

1No se hagan ídolos, ni estatuas ni piedras conmemorativas, ni pongan en su tierra piedras esculpidas para postrarse ante ellas. Yo soy el Señor tu Dios. 2Observarán mis sábados y venerarán mi santuario. Yo soy el Señor. 3Si viven según mis leyes y guardan mis mandamientos poniéndolos en práctica, 4yo les daré a su tiempo la lluvia necesaria; la tierra dará sus productos y los árboles del campo sus frutos; 5la cosecha del grano se prolongará hasta la cosecha de la uva y la cosecha de la uva hasta la siembra; comerán su pan hasta saciarse y vivirán seguros en su tierra. 6Habrá paz en la tierra y nadie turbará el sueño de ustedes. Haré desaparecer de en medio de ustedes los animales dañinos, y la espada enemiga no traspasará vuestras fronteras. 7Perseguirán a sus enemigos, y éstos caerán a espada delante de ustedes; 8cinco de ustedes perseguirán a cien, y cien pondrán en fuga a diez mil. Sus enemigos caerán a filo de espada delante de ustedes. 9Yo regresaré a ustedes, los haré fecundos, los multiplicaré y mantendré mi alianza con ustedes. 10Les quedará siempre de la cosecha anterior para comer, e incluso tendrán que tirarla para hacer sitio a la nueva. 11Yo pondré mi morada en medio de ustedes y nunca los rechazaré. 12Viviré en medio de ustedes; seré su Dios y ustedes serán mi pueblo. 13Yo soy el Señor, su Dios, que los saqué de Egipto para que no fueran esclavos allí; rompí las amarras de su yugo y los hice salir con la frente en alto. 14Pero si no me obedecen ni ponen en práctica mis mandamientos, 15si desprecian mis preceptos, desdeñan mis leyes, no ponen en práctica mis mandamientos y quebrantan mi alianza, 16entonces yo me portaré con ustedes de la misma manera. Haré venir sobre ustedes espanto, debilidad y fiebre, que apagan los ojos y desgastan la vida. Sembrarán en vano, pues sus enemigos comerán el fruto. 17Yo me enfrentaré a ustedes y serán vencidos por sus enemigos; los dominarán quienes los aborrecen, y huirán aunque nadie los persiga. 18Si a pesar de esto no me obedecen, multiplicaré por siete mis castigos por sus pecados. 19Quebrantaré el orgullo de su fuerza, haré duro como el hierro el cielo y como bronce su tierra; 20se agotará en vano su fuerza, pues la tierra no dará sus cosechas y los árboles del campo les negarán sus frutos. 21Si se empeñan en rebelarse contra mí y no me quieren obedecer, multiplicaré siete veces más mis castigos por sus pecados. 22Soltaré contra ustedes fieras salvajes, que arrebatarán a sus hijos, destrozarán sus ganados y los diezmarán hasta dejar desiertos sus caminos. 23Si a pesar de ello no se corrigen y se empeñan en rebelarse contra mí, 24yo me declararé también contra ustedes, multiplicaré por siete mis castigos por sus pecados 25y haré venir contra ustedes la espada que vengará la alianza. Se refugiarán en sus ciudades, pero yo enviaré sobre ustedes la peste y caerán en manos del enemigo. 26Y cuando yo retire el sustento de pan, diez mujeres cocerán el pan en un solo horno y lo darán a ustedes racionado, de manera que comerán y no saciarán su hambre. 27Si a pesar de todo esto no me obedecen y siguen rebeldes contra mí, 28yo me enfureceré contra ustedes y multiplicaré aún por siete mis castigos por sus pecados. 29Comerán la carne de sus hijos y de sus hijas. 30Destruiré los lugares en que dan culto a los ídolos, derribaré sus altares de incienso, amontonaré sus cadáveres sobre los cadáveres de sus ídolos y los aborreceré. 31Dejaré desiertas sus ciudades, destruiré sus santuarios y no aspiraré más el aroma de sus sacrificios, que aplaca al Señor. 32Arrasaré la tierra, y sus mismos enemigos quedarán horrorizados cuando vengan a vivir en ella. 33A ustedes los dispersaré entre las naciones y los perseguiré con la espada desenvainada. Su tierra quedará desolada y sus ciudades en ruinas. 34Entonces la tierra disfrutará finalmente de descanso, mientras ustedes estén en el país enemigo y dure el tiempo de la desolación. Entonces podrá la tierra descansar y gozar de sus sábados. 35Mientras dure su desolación tendrá el descanso que no le dieron mientras habitaban en ella. 36Y a sus sobrevivientes los infundiré tal espanto, cuando estén en el país de sus enemigos, que el movimiento de una hoja los pondrá en fuga como se huye en presencia de la espada, y caerán sin que nadie los persiga. 37Tropezarán y caerán unos sobre otros como cuando se huye de la espada, aunque nadie los persiga. No podrán resistir ante sus enemigos, 38perecerán entre las naciones y la tierra de sus vencedores los tragará. 39Sus sobrevivientes se pudrirán en tierra enemiga a causa de sus propias maldades y las de sus antepasados. 40Entonces confesarán sus maldades y las de sus antepasados, sus infidelidades contra mí y cómo se enfrentaron a mí; 41por eso yo también me enfrenté a ellos y los llevé a tierra enemiga para que humillaran su corazón incircunciso y expiaran sus culpas. 42Pero yo me acordaré de mi alianza con Jacob, de mi alianza con Isaac, de mi alianza con Abrahán, y también me acordaré de la tierra. 43Cuando ellos hayan abandonado la tierra, ésta recuperará sus períodos de descanso, mientras dura su desolación, y ellos mismos aceptarán la expiación de sus culpas, por haber despreciado mis leyes y haber repudiado mis mandamientos. 44Incluso cuando estén en país enemigo, yo no los rechazaré ni los aborreceré hasta el punto de aniquilarlos y romper mi alianza con ellos, porque yo soy el Señor su Dios. 45Me acordaré en favor suyo de la alianza que hice con sus antepasados, a quienes saqué de Egipto a los ojos de las naciones para ser su Dios. Yo soy el Señor. 46Estos son los mandamientos, disposiciones y leyes que el Señor estableció entre él y los israelitas en la montaña del Sinaí por medio de Moisés.

will be added

X\