Levítico 11

1El Señor dijo a Moisés y a Aarón: 2–Digan a los israelitas: Estos son los animales que pueden comer de todos los que hay en la tierra: 3pueden comer todo animal rumiante, de pezuñas partidas en dos. 4Pero de entre los rumiantes que tienen pezuñas no podrán comer: el camello, que rumia pero no tiene la pezuña partida: lo tendrán por impuro; 5el conejo, que rumia, pero no tiene la pezuña partida: lo tendrán por impuro; 6la liebre, que rumia, pero no tiene la pezuña partida: la tendrán por impura; 7el cerdo, que tiene la pezuña partida, pero no rumia: lo tendrán por impuro. 8No comerán sus carnes ni tocarán sus cadáveres: los tendrán por impuros. 9De los animales que viven en el agua podrán comer todos los que tienen aletas o escamas, sean de mar o de río. 10Pero los que viven en las aguas, tanto en los mares como en los ríos, si no tienen aletas o escamas, ténganlos por repugnantes. 11Son repugnantes. No comerán su carne y tendrán sus cadáveres por inmundos. 12En una palabra, todo animal acuático que carezca de aletas y escamas lo tendrán por repugnante. 13De las aves, tendrán por impuras y no las comerán, por ser cosa repugnante: el águila, el quebrantahuesos, el águila marina, 14el buitre y el halcón en todas sus especies, 15todas las especies de cuervo, 16el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán en todas sus especies, 17el buho, el mergo, el ibis, 18el cisne, el pelícano, la cerceta, 19la garza, la cigüeña en todas sus especies, la abubilla y el murciélago. 20Todo insecto alado que anda sobre cuatro patas será para ustedes repugnante. 21Pero podrán comer los que además de las cuatro patas tienen otras dos para saltar sobre la tierra. 22De entre ellos podrán comer toda especie de langostas, saltamontes, chicharras y grillos. 23Los demás insectos alados de cuatro patas los tendrán por repugnantes. 24El contacto con estos animales los manchará; el que toque sus cadáveres quedará impuro hasta la tarde; 25el que los transporte deberá lavar sus ropas y quedará impuro hasta la tarde. 26Todo animal que tenga pezuña, pero no partida, y que no rumie, será impuro para ustedes; el que lo toque quedará impuro. 27Todo cuadrúpedo que ande sobre la planta de los pies será impuro para ustedes; el que toque su cadáver quedará impuro hasta la tarde; 28el que lo transporte deberá lavar sus ropas, y quedará impuro hasta la tarde. Tendrán por impuros estos animales. 29De los animales que se arrastran por la tierra, tendrán por impuros: la comadreja, el ratón y la tortuga en todas sus especies; 30el puercoespín, el camaleón, la salamandra, la lagartija y el topo. 31Tendrán por impuros estos animales, y el que toque sus cadáveres quedará impuro hasta la tarde. 32Todo objeto sobre el que caigan sus cadáveres, sea de madera, de paño, de cuero o de costal, es decir todo objeto que sirva para algún uso, quedará impuro; deberá ser lavado y quedará impuro hasta la tarde; después será puro. 33Si alguno de ellos cae muerto dentro de una vasija de barro, el contenido se contaminará y la vasija deberá romperse. 34Cualquier alimento preparado con el agua que había dentro será impuro; igualmente las bebidas que hubiera en tales recipientes. 35Cualquier objeto sobre el que caigan sus cadáveres será impuro; hornilla y fogón serán destruidos, porque son impuros, y como tales los tendrán. 36Sólo las fuentes y los depósitos para recoger el agua permanecerán puras; pero lo que entre en contacto con sus cadáveres será impuro. 37Si uno de estos cadáveres cae sobre semillas destinadas para la siembra, la semilla seguirá siendo pura, 38pero si cae cuando se ha remojado la semilla, será impura. 39Si se muere uno de los animales que les sirve de alimento, quien toque el cadáver será impuro hasta la tarde; 40y quien coma la carne o la transporte deberá lavar sus ropas y será impuro hasta la tarde. 41Todo animal que se arrastra por la tierra será para ustedes repugnante y no lo comerán. 42No comerán ningún animal que se arrastra por la tierra, ya se arrastre sobre su vientre o camine sobre sus cuatro o más patas, pues son cosa repugnante. 43No se hagan repugnantes ustedes a causa de algún animal que se arrastra, ni se manchen, ni se contaminen entrando en contacto con ellos. 44Yo soy el Señor, su Dios, y ustedes deben santificarse y ser santos, porque yo soy santo; no se contaminen con algún animal de esos que se arrastran sobre la tierra. 45Pues yo soy el Señor, que los ha hecho subir de Egipto para ser su Dios; sean santos, porque yo soy santo. 46Esta es la ley acerca de los cuadrúpedos, aves y todo viviente que se mueve en el agua o se arrastra sobre la tierra, 47para que sepan distinguir entre puro e impuro, entre los animales que pueden comerse y los que no pueden comerse.

will be added

X\