Josué 4

1Cuando todo el pueblo terminó de atravesar el Jordán, el Señor dijo a Josué: 2–Elijan doce hombres de entre el pueblo, uno por tribu, 3y ordénenles lo siguiente: «Saquen del cauce del Jordán, de donde han puesto sus pies los sacerdotes, doce piedras; llévenlas con ustedes y déjenlas en el lugar donde acampen esta noche. 4Llamó Josué a los doce hombres que había elegido de entre los israelitas, uno por tribu, 5y les dijo: –Entren en el cauce del Jordán, hasta donde está el arca del Señor su Dios, y que cada uno de ustedes traiga de allí una piedra al hombro; una por cada tribu de Israel, 6para que les sirvan de memorial. Y cuando el día de mañana les pregunten sus hijos: «¿Qué significan estas piedras?», 7ustedes les responderán: «Las aguas del Jordán quedaron divididas en presencia del arca de la alianza del Señor; se separaron cuando el arca pasó por el Jordán y estas piedras son para los israelitas un memorial perpetuo». 8Los israelitas hicieron lo que les mandó Josué; tomaron doce piedras del cauce del Jordán, como el Señor había mandado a Josué, una por cada tribu de Israel; las llevaron al lugar donde pensaban acampar esa noche y allí las colocaron. 9Después Josué colocó doce piedras conmemorativas en el cauce del Jordán, donde habían puesto sus pies los sacerdotes que llevaban el arca de la alianza, y allí siguen hasta el día de hoy. 10Los sacerdotes que llevaban el arca estuvieron de pie en el cauce del Jordán hasta que hicieron todo lo que el Señor había mandado a Josué. El pueblo pasó de prisa por el cauce. 11Cuando todo el pueblo terminó de pasar, pasó también el arca del Señor, y los sacerdotes se volvieron a poner delante del pueblo. 12La tribu de Rubén, la de Gad y la media tribu de Manasés se pusieron en orden de batalla, a la cabeza de los israelitas, como se lo había mandado Moisés. 13Los que pasaron ante el Señor dispuestos para combatir en las llanuras de Jericó eran unos cuarenta mil hombres. 14Aquel día engrandeció el Señor a Josué a la vista de todo Israel y lo respetaron, igual que habían respetado a Moisés, durante toda su vida. 15El Señor dijo a Josué: 16–Manda a los sacerdotes que llevan el arca del testimonio que salgan del Jordán. 17Josué les ordenó salir del Jordán. 18Y cuando los sacerdotes que llevaban el arca de la alianza del Señor salieron del cauce del Jordán y sus pies pisaron la tierra seca, las aguas regresaron a su cauce, llenándolo como antes hasta sus orillas. 19El pueblo partió del Jordán el día diez del primer mes y acampó en Guilgal, al este de Jericó. 20Josué colocó en Guilgal las doce piedras que habían sacado del Jordán, 21y dijo a los israelitas: –Cuando el día de mañana les pregunten sus hijos: «¿Qué significan estas piedras?», 22ustedes les responderán: «Israel cruzó el Jordán sin mojarse los pies, 23porque el Señor, Dios de ustedes, secó las aguas del Jordán hasta que ustedes cruzaron». Es lo mismo que hizo el Señor su Dios en el mar Rojo: lo secó ante nosotros hasta que lo atravesamos, 24para que todos los pueblos de la tierra sepan que la mano del Señor es fuerte y teman siempre al Señor Dios de ustedes.

will be added

X\