Josué 17

1Este fue el territorio asignado en el sorteo a la tribu de Manasés, el primogénito de José: a Maquir, primogénito de Manasés y padre de Galaad, hombre aguerrido, le tocó Galaad y Basán. 2Se les asignó también una parte a los demás hijos de Manasés por clanes: los hijos de Abiezer, los de Elec, los de Esriel, los de Siquén, los de Jefer y los de Semidá. Estos eran los hijos varones de Manasés por clanes. 3Selofjad, hijo de Jefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, no tuvo hijos sino sólo hijas. Sus nombres eran: Majlá, Noá, Joglá, Milcá y Tirsá. 4Estas se presentaron ante el sacerdote Eleazar, ante Josué, hijo de Nun, y ante los jefes y les dijeron: –El Señor mandó a Moisés que se nos asignara una herencia entre nuestros hermanos. Y se les asignó, según la orden del Señor, una herencia entre los hermanos de su padre. 5Así que a Manasés le tocaron diez partes, además de la tierra de Galaad y Basán, al otro lado del Jordán, 6pues las hijas de Manasés obtuvieron una herencia entre los hijos de éste. La tierra de Galaad fue para los demás hijos de Manasés. 7La frontera de Manasés con Aser, iba por Micmetá, frente a Siquén, y seguía al sur, hacia la fuente de Tafuaj; 8(el término de Tafuaj era de Manasés, pero el pueblo, Tafuaj, en la frontera de Manasés, era de los hijos de Efraín). 9La frontera bajaba hasta el torrente de Caná. Al sur del torrente estaban los pueblos que Efraín tenía en medio de Manasés, mientras que el territorio de Manasés estaba al norte del torrente y llegaba hasta el mar. 10El territorio del norte pertenecía a Efraín y el del sur a Manasés, teniendo el mar como frontera. Manasés limitaba al norte con Aser, y al este con Isacar. 11Dentro del territorio de Isacar y Aser, pertenecían a Manasés las ciudades de Betsán y Yibleán con sus poblados, los habitantes de Dor y Endor con sus poblados, los habitantes de Tanac y Meguido con sus poblados. 12Pero los descendientes de Manasés no pudieron expulsar a los habitantes de estas ciudades, y los cananeos continuaron viviendo en aquella región. 13Cuando los israelitas se hicieron más fuertes, los sometieron a trabajos forzados, aunque no lograron expulsarlos. 14Los hijos de José dijeron a Josué: –¿Por qué nos has dado en herencia sólo una parte del territorio, siendo nosotros un pueblo numeroso, al que el Señor ha bendecido hasta ahora? 15Josué les respondió: –Si son un pueblo tan numeroso, suban al bosque y talen los árboles del país de los pereceos y los refaítas, ya que la montaña de Efraín es demasiado pequeña para ustedes. 16Ellos contestaron: –La montaña no nos basta. Además, los cananeos de la llanura tienen carros de hierro, lo mismo que los de Betsán y sus ciudades y los de la llanura de Jezrael. 17Josué les respondió: –Ustedes son realmente un pueblo numeroso y fuerte: no tendrán una sola parte, 18sino que la montaña les pertenecerá. Es una selva, pero la talarán y será de ustedes con todo su territorio, pues no pueden despojar a los cananeos, porque tienen carros de hierro y son fuertes.

will be added

X\