Josué 14

1Esta es la herencia que el sacerdote Eleazar, Josué, hijo de Nun, y los jefes de las tribus de Israel, asignaron a los israelitas en la tierra de Canaán. 2Hicieron el reparto como el Señor había mandado a Moisés: mediante un sorteo entre las nueve tribus y la media tribu de Manasés. 3Moisés había asignado ya su herencia a las otras dos tribus y a la media tribu de Manasés al otro lado del Jordán; a los levitas no les asignó herencia. 4Los hijos de José formaban dos tribus: Manasés y Efraín. No se asignó herencia alguna a los levitas en la tierra, sólo se les asignaron algunas ciudades para que vivieran en ellas y lugares donde pastaran sus ganados y rebaños. 5Los israelitas se repartieron la tierra como el Señor había mandado a Moisés. 6Por entonces los hijos de Judá se presentaron a Josué en Guilgal, y Caleb, hijo de Jefoné, el quineceo, le dijo: –Tú sabes lo que el Señor dijo a Moisés, hombre de Dios, respecto de ti y de mí en Cadés Barnea. 7Yo tenía cuarenta años cuando Moisés, siervo del Señor, me envió desde Cadés Barnea a explorar el país, y yo le informé con toda sinceridad. 8Mientras los que habían ido conmigo desalentaban al pueblo, yo seguí fielmente al Señor, mi Dios. 9Aquel día, Moisés me hizo este juramento: «La tierra que han pisado tus pies será tu herencia perpetua y la de tus hijos, porque fuiste fiel al Señor, mi Dios». 10El Señor me ha conservado la vida, según su palabra. Han transcurrido cuarenta y cinco años desde que el Señor dijo esto a Moisés, mientras Israel peregrinaba por el desierto, y ahora tengo ya ochenta y cinco años. 11Estoy tan fuerte hoy como el día en que Moisés me confió aquella misión; tengo el mismo vigor que entonces para luchar y para moverme. 12Dame, pues, esta montaña que el Señor me prometió aquel día, como tú mismo oíste. En ella viven los anaquitas, que poseen ciudades grandes y fortificadas. El Señor estará conmigo, y yo los expulsaré, como ha dicho el Señor. 13Josué bendijo a Caleb, hijo de Jefoné, y le asignó Hebrón como herencia. 14Por eso Hebrón es posesión de Caleb, hijo de Jefoné, el quineceo, hasta el día de hoy, porque fue fiel al Señor, Dios de Israel. 15El nombre primitivo de Hebrón era Quiriat Arbá. Arbá había sido el hombre más alto de los anaquitas. Y el país gozó de paz.

will be added

X\