Job 41

1La sola vista del Leviatán da miedo; es de ilusos esperar vencerlo 2y nadie hay tan audaz que se atreva a provocarlo. ¿Quién puede resistirlo frente a frente? 3¿Quién lo atacó y salió ileso? ¡Ninguno bajo los cielos! 4Voy a describir también sus miembros, hablaré de su fuerza sin igual. 5¿Quién logró desgarrar su dura piel y penetrar por su doble coraza? 6¿Quién abrió la puerta de sus fauces, rodeada de dientes terroríficos? 7Su espalda está protegida con escamas sólidamente soldadas; 8están tan apretadas entre sí, que ni el viento puede pasar entre ellas; 9están pegadas una con otra, trabadas sin dejar separación. 10Su estornudo lanza rayos, sus ojos brillan como los destellos del alba. 11Su hocico despide llamaradas, arroja chispas de fuego; 12de sus narices sale humo como de una caldera hirviendo; 13su aliento encendería carbones, una llama sale de su hocico. 14En su cuello reside la fuerza, y ante él cunde el pánico. 15Su carne es compacta, firmemente pegada a su cuerpo; 16su corazón es duro como roca, duro como piedra de molino. 17Cuando se levanta se asustan los valientes, el terror los hace retroceder. 18La espada que lo alcanza no lo hiere, ni tampoco la lanza, la flecha o la jabalina; 19para él, el hierro es paja y el bronce, madera carcomida; 20no lo ahuyenta la flecha, polvo son para él las piedras de la onda; 21como golpe de caña le resulta un garrotazo, se ríe del silbido de la flecha. 22Tiene bajo el vientre escamas puntiagudas, que arañan el fango como un rastrillo. 23Hace hervir al abismo como una olla, hace del mar una caldera hirviente; 24deja detrás de sí una estela brillante, y el mar parece una melena blanca. 25Nadie en la tierra se le asemeja, es una criatura sin miedo; 26hasta a los más arrogantes hace frente. ¡Es el rey de todas las fieras!

will be added

X\