Job 32

1Aquellos tres hombres no volvieron a contradecir a Job, al ver que estaba convencido de su inocencia. 2Entonces Elihú, hijo de Baraguel, el buzita, de la familia de Ram, se indignó contra Job, porque se consideraba inocente ante Dios, 3y contra los tres amigos, porque no habían encontrado respuesta adecuada y habían dejado a Dios como culpable. 4Elihú no había querido responder a Job, porque los otros eran más viejos que él. 5Pero cuando vio que ya no sabían qué responder, se indignó. 6Así que Elihú, hino de Baraguel el buzita, tomó la palabra y dijo: Yo soy joven, y ustedes son ancianos y, por eso, temeroso, no me atrevía a manifestarles mi opinión. 7Me decía: «Que hable la experiencia, que los muchos años enseñen sabiduría». 8Pero lo que hace inteligente al hombre es un espíritu, un impulso que viene del Poderoso; 9no son los años los que dan sabiduría, ni el ser anciano da el sentido de lo justo. 10Por eso digo: Escúchenme, manifestaré yo también mi opinión. 11No he respondido mientras hablaban, ponía atención a sus razones, mientras buscaban argumentos. 12Por más que escuché con atención, nadie ha refutado a Job, ninguno de ustedes ha rebatido sus palabras. 13No digan: «Nos hemos encontrado con una sabiduría que sólo Dios, no un hombre, puede refutar». 14Job no dirigió sus palabras a mí, ni yo voy a responder igual que ustedes. 15Están desconcertados, sin saber qué decir; se han quedado sin palabras. 16He esperado, pero ya que no hablan, ya que están ahí sin más respuesta, 17responderé yo por mi parte, manifestaré yo también mi opinión. 18Pues me sobran las razones y siento una fuerza que me impulsa; 19en mi interior hay como un vino encerrado en odres nuevos a punto de reventar. 20Hablaré para desahogarme, abriré los labios y responderé. 21Trataré de ser imparcial e intentaré no adular a nadie; 22porque yo no sé adular, y porque me aniquilaría mi Creador.

will be added

X\