Job 10

1Estoy hastiado de vivir; así que daré rienda suelta a mis quejas desahogando toda mi amargura. 2Diré a Dios: ¡No me condenes! Hazme saber qué tienes contra mí. 3¿Acaso te complace oprimirme, despreciar la obra de tus manos y favorecer el plan de los impíos? 4¿Acaso tus ojos son humanos, y miras como miran los hombres? 5¿Son tus días como los del hombre; tus años, como los del ser humano? 6¿Por qué estás acechando mi culpa y espiando mi pecado? 7Sabes muy bien que yo no soy culpable, y que mi vida está en tus manos. 8Tus manos me han formado, me han modelado, ¡y ahora me quieres destruir! 9Recuerda que me hiciste de barro, ¿me harás regresar al polvo? 10¿No me derramaste como leche y me cuajaste como queso? 11De piel y de carne me revestiste, me tejiste de huesos y de nervios; 12me diste la vida y me trataste con amor; tu bondad cuidó mi espíritu. 13Pero en tu corazón ocultabas algo, sé bien lo que en ti reservabas: 14vigilarme, por si pecaba, y no pasar por alto mi culpa. 15Si soy culpable, ¡desgraciado de mí!; si inocente, no me atrevo a levantar la cabeza, lleno de vergüenza, embriagado de penas. 16Si tengo éxito, me persigues como un león y pones tu asombroso poder en contra mía; 17renuevas tus ataques, redoblas contra mí tu ira y lanzas nuevas tropas contra mí. 18¿Por qué me hiciste salir del seno materno? Habría muerto sin que nadie me viera; 19sería como si nunca hubiera existido, llevado desde el vientre a la sepultura. 20¡Qué escasos son los días de mi vida! Déjame ya en paz para que pueda gozar de algún consuelo, 21antes de que me vaya a la región de las tinieblas, al país de las sombras del que no regresaré, 22a la tierra oscura de sombras y caos, donde la misma claridad es noche oscura.

will be added

X\