Jeremías 38

1Safatías, hijo de Matán, Guedelías, hijo de Pasjur, Yeucal, hijo de Selemías, y Pasjur, hijo de Melquías, oyeron que Jeremías dirigía al pueblo estas palabras: 2–Así dice el Señor: El que se quede en esta ciudad morirá a espada, de hambre y de peste; pero el que se entregue a los caldeos vivirá; obtendrá como recompensa su propia vida y vivirá. 3Así dice el Señor: Jerusalén caerá en poder del ejército del rey de Babilonia; la conquistará sin que nadie pueda evitarlo. 4Y aquellos jefes fueron a decir al rey: –Este hombre merece la muerte, porque desalienta con semejantes palabras a los combatientes que quedan en esta ciudad y a todo el pueblo. Este hombre no busca el bien del pueblo, sino su desgracia. 5El rey Sedecías respondió: –Lo dejo en sus manos pues el rey no puede oponerse a los deseos de ustedes. 6Así que ellos fueron y, bajándolo con cuerdas, arrojaron a Jeremías al pozo del príncipe Malquías, situado en el patio de la guardia. En el pozo no había agua, sino sólo fango y Jeremías se hundía en él. 7El etíope Abdemélec, funcionario del palacio real, se enteró de que habían echado a Jeremías en el pozo. Y un día que el rey estaba impartiendo justicia en la puerta de Benjamín, 8salió Abdemélec del palacio real y le dijo: 9–Oh rey mi señor; esos hombres hacen mal tratando así al profeta Jeremías; lo han arrojado al pozo, donde va a morir de hambre, pues ya no hay pan en la ciudad. 10El rey dio al etíope Abdemélec esta orden: –Toma tres hombres contigo y saca a Jeremías del pozo antes de que muera. 11Abdemélec llevó consigo a los hombres, entró en el guardarropa de palacio, tomó unos cuantos trapos y vestidos usados, los tiró junto con unas sogas al pozo donde se encontraba Jeremías, 12y le dijo: –Colócate esos trapos entre los sobacos y las sogas. Jeremías lo hizo así. 13Ellos tiraron de él con las sogas y lo subieron del pozo. Y Jeremías quedó en el patio de la guardia. 14El rey Sedecías mandó traer al profeta Jeremías a la puerta de la guardia en el templo del Señor, y una vez allí el rey dijo a Jeremías: –Voy a preguntarte una cosa, no me ocultes nada. 15Jeremías respondió a Sedecías: –Si te contesto, seguro que me matarás; y si te doy un consejo, no me harás caso. 16Entonces el rey hizo en secreto este juramento a Jeremías: –¡Vive el Señor, que nos ha dado esta vida, que no te mataré ni te entregaré en manos de los que atentan contra tu vida! 17Jeremías dijo a Sedecías: –Así dice el Señor todopoderoso, Dios de Israel: Si te rindes a los generales del rey de Babilonia, salvarás tu vida, y esta ciudad no será incendiada; conservarán la vida tú y tu familia. 18Pero si no te rindes a los generales del rey de Babilonia, la ciudad caerá en poder de los caldeos; la incendiarán, y tú no escaparás de sus manos. 19El rey Sedecías dijo a Jeremías: –Tengo miedo de los judíos que se han pasado ya a los caldeos. Si caigo en sus manos, se burlarán de mí. 20Jeremías respondió: –No te entregarán a ellos. Escucha la voz del Señor que yo te he transmitido, y te irá bien: salvarás tu vida. 21Pero si no quieres rendirte, mira lo que el Señor me ha manifestado: 22Todas las mujeres que quedan en el palacio real de Judá serán entregadas a los generales del rey de Babilonia, e irán diciendo: Te han engañado y te han vencido tus íntimos amigos. Han hundido tus pies en el fango, y te han abandonado. 23Todas tus mujeres y tus hijos serán entregados a los caldeos, y tampoco tú escaparás; caerás prisionero en poder del rey de Babilonia, y esta ciudad será incendiada. 24Sedecías dijo a Jeremías: –Que nadie se entere de esta conversación, si no quieres morir. 25Si los jefes se enteran de que yo he hablado contigo y vienen a decirte: «Infórmanos de lo que le dijiste al rey y de lo que él te dijo; si nos ocultas algo te mataremos», 26tú les dirás: «Yo sólo he suplicado al rey que no me haga regresar a casa de Jonatán, pues allí moriría». 27En efecto, todos los jefes vinieron a interrogar a Jeremías, pero él les contestó exactamente lo que el rey le había mandado, y no tuvieron de qué acusarlo, pues la cosa no se supo. 28Jeremías estuvo en el patio de la guardia hasta el día en que fue conquistada Jerusalén.


Copyright
Learn More

will be added

X\