Judit 2

1El día veintidós del primer mes del año dieciocho, en el palacio de Nabucodonosor, rey de los asirios, se tomó la decisión de llevar a cabo la venganza contra toda la tierra, como lo había prometido. 2Convocó a todos sus ministros y a sus nobles y celebró con ellos un consejo secreto. Determinó personalmente todos los detalles del castigo que iba a infligir a toda la tierra, 3y tomaron la decisión de exterminar a todos los que habían rechazado las órdenes del rey. 4Al acabar el consejo, Nabucodonosor, rey de los asirios, llamó a Holofernes, generalísimo de sus ejércitos, y lugarteniente suyo, y le dijo: 5–Así manda el gran rey, el señor de toda la tierra: Cuando salgas de aquí reúne contigo hombres valerosos, unos ciento veinte mil soldados y un fuerte contingente de caballos con doce mil jinetes. 6Marcha contra toda la tierra de occidente, porque no se han sometido a mis órdenes. 7Diles que se preparen para recibirme, porque iré contra ellos lleno de ira y cubriré toda la superficie de la tierra con los pies de mis soldados, entregándola al saqueo. 8Los heridos llenarán los valles, y todos los torrentes y los ríos se desbordarán llenos de cadáveres; 9y llevaré sus cautivos hasta el confín de la tierra. 10Ve delante y conquista para mí todos sus países. Se te entregarán y me los guardarás para el día del castigo. 11No te compadezcas de los rebeldes, entrégalos a la muerte y al saqueo en toda la tierra que domines. 12¡Lo juro por mi vida y por la fuerza de mi imperio! Lo he dicho y lo cumpliré con mis propias manos. 13No quebrantes ni una sola de mis órdenes; ejecuta escrupulosamente y sin la menor demora lo que te he mandado. 14Salió Holofernes de la presencia de su señor y convocó a todos los generales, capitanes y oficiales del ejército asirio. 15Según las órdenes de su señor, reclutó ciento veinte mil hombres especialmente capacitados para la guerra y doce mil arqueros de a caballo, 16y los dispuso en orden de batalla. 17Preparó una enorme cantidad de camellos, burros y mulos para que llevaran las armas; innumerables ovejas, bueyes y cabras para provisiones; 18víveres abundantísimos para cada hombre y gran cantidad de oro y plata de la casa del rey. 19Salió Holofernes de campaña con todo su ejército para preparar la expedición del rey Nabucodonosor, y se dispuso a invadir todos los países de occidente con sus carros de guerra, sus jinetes y sus mejores soldados. 20Los seguía una gran turba, tan numerosa como una plaga de langosta, o como el polvo de la tierra. Era incontable. 21Salieron de Nínive y a los tres días llegaron a la llanura de Bectilet. Desde Bectilet fueron a acampar junto a las montañas que están al norte de la alta Cilicia. 22A continuación, con todo su ejército: sus soldados de a pie, sus jinetes y su carros de guerra, marchó hacia la región montañosa. 23Devastó Put y Lidia. Saqueó a los de Rasis y a los ismaelitas que vivían en el desierto al sur de Jeleón. 24Pasó el Eufrates, atravesó Mesopotamia, saqueó todas las ciudades fortificadas en las riberas del río Abrona hasta llegar al mar. 25Se adueñó de la región de Cilicia, aniquilando a todos cuantos le oponían resistencia. Llegó al país de Jafet, que está al sur, frente a Arabia. 26Cercó a todos los madianitas, incendió sus tiendas y se apoderó de sus ganados. 27Bajó a la llanura de Damasco en la época de la cosecha del trigo e incendió todos sus campos, exterminó sus rebaños de ovejas y vacas, saqueó sus ciudades, devastó sus campiñas y pasó a espada a todos los jóvenes. 28El miedo y el terror se apoderaron de todos los habitantes del litoral, de los que vivían en Sidón y Tiro, y de todos los habitantes de Sur, de Ocina y de Yamnia. Los de Asdod, Ascalón y Gaza también se aterrorizaron.

will be added

X\