Judit 15

1Cuando lo oyeron los que estaban en las tiendas, quedaron sin habla 2y se llenaron de miedo y terror. Nadie permaneció en su puesto, sino que huyeron a la desbandada por todos los caminos de la llanura y de la montaña. 3Los que habían acampado en las montañas en torno a Betulia también huyeron. Entonces, todos los guerreros israelitas se lanzaron sobre ellos. 4Ozías envió mensajeros a Betomastain, Betas, Jobas, Cola, y por todo Israel, para informar de lo ocurrido y para que persiguieran a los enemigos hasta destruirlos. 5Cuando los israelitas se enteraron, cayeron como un sólo hombre sobre los enemigos, los persiguieron y los fueron aniquilando hasta Joba. Acudieron también los de Jerusalén y todos los de la montaña al enterarse de lo ocurrido en el campamento enemigo. También los de Galaad y los de Galilea les infligieron un duro castigo hasta más allá de Damasco y de su frontera. 6Los que habían quedado en Betulia cayeron sobre el campamento asirio y lo saquearon, enriqueciéndose enormemente. 7Los israelitas, al regresar de la masacre, se apoderaron del resto. Incluso los habitantes de los poblados y los de los caseríos de la montaña y de la llanura pudieron apoderarse de un considerable botín, pues la cantidad de despojos era enorme. 8El sumo sacerdote Joaquín y el consejo de ancianos de los israelitas, que residía en Jerusalén, vinieron a comprobar las maravillas que había realizado el Señor en favor de Israel, y a ver a Judit para felicitarla. 9Cuando llegaron ante ella, la bendijeron todos a una diciendo: Tú eres la gloria de Jerusalén, tú el orgullo de Israel, tú el honor de nuestra raza. 10Tú sola has hecho todo esto. Has hecho un gran bien a Israel, y Dios se ha complacido en ello. Que el Señor todopoderoso te bendiga por siempre jamás. Y todo el pueblo dijo: –Así sea. 11Durante treinta días estuvieron saqueando el campamento. A Judit le dieron la tienda de Holofernes, todos sus utensilios de plata, las camas, la vajilla y todos sus muebles. Ella lo tomó, lo cargó sobre su mula, enganchó sus carretas y lo puso todo sobre ellas. 12Todas las mujeres de Israel corrieron a verla, la bendijeron y organizaron danzas en su honor. Judit tomó ramos y los repartió entre las mujeres que estaban con ella; 13y tanto ella como las demás se coronaron con ramas de olivo. A la cabeza de todo el pueblo, Judit dirigía la danza de las mujeres. Las seguían los israelitas, armados, llevando coronas y cantando himnos. 14Entonces Judit, ante todo Israel, entonó este himno de acción de gracias, que el pueblo entero decía a coro:

will be added

X\