Judit 14

1Judit les dijo: –Escúchenme, hermanos. Tomen la cabeza y cuélgenla en las torres de su muralla. 2En cuanto despunte el alba y salga el sol sobre la tierra, tomen las armas y salgan de la ciudad todos los que puedan pelear con un jefe al frente; finjan que se dirigen a la llanura contra la vanguardia de los asirios, pero no bajen. 3Los asirios tomarán sus armas e irán al campamento a despertar a los generales de su ejército. Estos correrán a la tienda de Holofernes, pero no lo encontrarán. Se llenarán de terror y huirán ante ustedes. 4Ustedes y todos los habitantes del territorio de Israel los perseguirán para destruirlos mientras huyen. 5Pero antes llamen a Ajior, el amonita, para que vea e identifique al que se reía de Israel y lo envió a morir entre nosotros. 6Llamaron a Ajior, que estaba en la casa de Ozías. Cuando llegó y vio la cabeza de Holofernes en manos de un hombre de la asamblea, cayó de bruces y perdió el sentido. 7Una vez que lo reanimaron, se arrojó a los pies de Judit y, postrado ante ella, dijo: –Que te bendigan en todas las moradas de Judá y en todos los pueblos. Cuantos oigan tu nombre se asombrarán. 8Cuéntame ahora qué has hecho estos días. Judit, en medio de la gente, le contó todo lo que había hecho desde su partida hasta el momento en que les estaba hablando. 9Cuando dejó de hablar, la gente prorrumpió en fuertes gritos de alegría por toda la ciudad. 10Ajior, al ver todas las cosas que había hecho el Dios de Israel, creyó firmemente, se circuncidó y así quedó definitivamente agregado al pueblo de Israel. 11Al amanecer colgaron de la muralla la cabeza de Holofernes, tomaron sus armas y, distribuidos en escuadrones, se dirigieron a los pasos de la montaña. 12Al verlos, los asirios acudieron a sus oficiales, que a su vez se dirigieron a los generales, a los otros mandos intermedios y a todos sus jefes. 13Se presentaron en la tienda de Holofernes y dijeron al ayudante: –Despierta a nuestro señor, porque esos esclavos se han atrevido a bajar contra nosotros para presentarnos batalla. Por lo visto quieren que los destruyamos totalmente. 14Bagoas entró y llamó a la puerta de la tienda. Creía que Holofernes estaba durmiendo con Judit. 15Como nadie contestó, abrió, entró en la alcoba y lo encontró muerto tirado por el suelo. Le habían cortado la cabeza. 16Dio un fuerte grito, se puso a clamar con fuertes llantos y lamentos, y se rasgó las vestiduras. 17Fue a la tienda donde estaba Judit alojada, pero no la encontró. Entonces corrió al pueblo y gritó: 18–Las esclavas nos han traicionado. Una mujer hebrea ha deshonrado a la casa de Nabucodonosor. Holofernes está en el suelo, sin cabeza. 19Al oír esto, los jefes del ejército asirio rasgaron sus vestiduras y su ánimo se turbó por completo. Sus gritos y lamentos se oían por todo el campamento.

will be added

X\