Santiago 3

1Hermanos míos, no quieran todos llegar a ser maestros; sepan que los maestros tendremos un juicio más severo. 2Porque todos fallamos en muchas cosas. Si alguno no cae en falta al hablar, ése es varón perfecto, capaz de controlarse a sí mismo. 3A los caballos les metemos el freno en la boca para que nos obedezcan, y poder así dirigir todo su cuerpo. 4Lo mismo pasa con los barcos: por muy grandes que sean y por muy fuerte que sea el viento que los impulsa, un pequeño timón basta para que sean gobernados a voluntad del timonel. 5Pues lo mismo pasa con la lengua: siendo un miembro pequeño, es capaz de grandes cosas. ¿No ves cómo un pequeño fuego hace arder un gran bosque? 6Pues también la lengua es fuego, es un mundo de maldad; se establece en medio de nuestros miembros, contamina todo el cuerpo y, atizada por los poderes del fuego eterno, hace arder el curso entero de la existencia. 7En efecto, toda clase de fieras, aves, reptiles y animales marinos han sido y siguen siendo domados por el hombre, 8sin embargo, nadie es capaz de domar la lengua humana que no cesa de hacer el mal y está cargada de veneno mortal. 9Con ella bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, hechos a semejanza de Dios. 10De la misma boca salen bendición y maldición. No debe ser así, hermanos míos. 11¿Acaso de una fuente sale por el mismo conducto agua dulce y amarga? 12¿Puede la higuera, hermanos míos, dar aceitunas, o higos la parra? Pues tampoco un manantial salado puede dar agua dulce. 13¿Hay entre ustedes algún sabio y experimentado? Pues muestre con su buena conducta que sus obras tienen la sencillez de la sabiduría. 14Pero si tienen el corazón cargado de rivalidad y de ambición, ¿por qué se enorgullecen y no dicen la verdad? 15Semejante sabiduría no procede de arriba, sino que es terrena, sensual, demoníaca. 16Porque donde hay envidia y ambición, allí reina el desorden y toda clase de maldad. 17En cambio, la sabiduría que procede de arriba es en primer lugar intachable, pero además es pacífica, tolerante, conciliadora, compasiva, fecunda, imparcial y sincera. 18En resumen, frutos de la justicia van siendo sembrados en paz para quienes trabajan por la paz.

will be added

X\