Isaías 7

1Cuando reinaba en Judá Ajaz, hijo de Jotán, hijo de Ozías, subieron a atacar Jerusalén el rey de Siria, Rasín, y el rey de Israel, Pécaj, hijo de Romelías, aunque no lograron conquistarla. 2Comunicaron al heredero de David: «Los sirios acampan en Efraín». Temblaron el rey y su pueblo, tal como tiemblan los árboles del bosque sacudidos por el viento. 3El Señor dijo a Isaías: –Vé con tu hijo Sear Yasub al encuentro de Ajaz. Cuando te encuentres con él al final del canal de la cisterna de arriba, junto al camino del campo del teñidor, 4dile: Ten cuidado, pero permanece tranquilo. No tengas miedo, ni te acobardes ante estos dos carbones humeantes (ante la ira ardiente de Rasín, el sirio, y del hijo de Romelías). 5Cierto que Siria y Efraín, con el hijo de Romelías al frente, han tramado tu ruina diciendo: 6«Subamos contra Judá, se asustará de nosotros, la conquistaremos y pondremos por rey al hijo de Tabel». 7Pero esto dice el Señor Dios: Eso no pasará, no se llevará a cabo: 8- 9la capital de Siria es Damasco y a la cabeza de Damasco está Rasín; la capital de Efraín es Samaría y a la cabeza de Samaría está el hijo de Romelías. Dentro de sesenta y cinco años, Efraín será aniquilado, y dejará de ser pueblo. Si no confían en mí no subsistirán. 10El Señor volvió a hablar a Ajaz y le dijo: 11–Pide al Señor tu Dios una señal, en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo. 12Respondió Ajaz: –No la pido, pues no quiero poner a prueba al Señor. 13Isaías dijo: –Escucha, heredero de David, ¿les parece poco cansar a los hombres, que quieren también cansar a mi Dios? 14Pues el Señor mismo les dará una señal: ¡Miren!; la joven está encinta y dará a luz un hijo, a quien le pondrá el nombre de Enmanuel. 15Comerá requesón y miel hasta que sepa rechazar el mal y elegir el bien. 16Pues antes que el niño sepa rechazar el mal y elegir el bien, el país de esos dos reyes que te infunden miedo habrá sido abandonado. 17El Señor hará venir sobre ti, sobre tu pueblo y sobre tu dinastía, días como no los ha habido desde que Efraín se separó de Judá. 18Aquel día el Señor llamará silbando a los tábanos del delta del Nilo y a las avispas de Asiria, 19y vendrán a posarse en masa en los cauces de las quebradas, en las grietas de las rocas, en todos los espinos y en todos los campos. 20Aquel día el Señor se valdrá del rey de Asiria, navaja alquilada al otro lado del Eufrates, para afeitar la cabeza, las piernas, y también la barba de Judá. 21Aquel día cada uno criará una vaca y dos ovejas; 22y, al abundar la leche, comerán requesón, pues requesón y miel comerán los que queden en el país. 23Aquel día, aunque un viñedo contenga mil cepas, y valga mil monedas de plata, producirá sólo espinos y zarzas. 24Entrarán en él con arcos y flechas, porque todo el país espinos y zarzas producirá. 25No podrás entrar en los montes que se limpiaban con el azadón por miedo a los espinos y a las zarzas. Serán potrero de bueyes y lugar transitado de ovejas.

will be added

X\