Isaías 61

1El Espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Me ha enviado a dar la buena nueva a los pobres, a sanar a los de corazón destrozado, a proclamar la liberación a los cautivos y a los prisioneros la libertad. 2Me ha enviado a proclamar un año de gracia del Señor y un día de venganza de nuestro Dios; para consolar a todos los afligidos, 3para cambiar por una corona la ceniza de los afligidos de Sión, su ropa de luto por perfumes de fiesta, y su ánimo triste por cantos de alabanza. Los llamarán encinas de justicia, plantación gloriosa del Señor. 4Reconstruirán las viejas ruinas, levantarán los escombros del pasado, reedificarán las ciudades destruidas, los escombros amontonados por el tiempo. 5Vendrán extranjeros a pastorear sus rebaños; sus agricultores y viñadores serán forasteros; 6a ustedes los llamarán «sacerdotes del Señor», y les darán el nombre de «ministros de nuestro Dios». Comerán las riquezas de los pueblos y se adornarán con su esplendor. 7Porque ha sido doble su vergüenza hecha de insultos y desprecio, por eso recibirán doble recompensa en su país y tendrán una alegría permanente. 8Porque yo, el Señor, que amo la justicia, y odio el robo y el crimen, les daré la recompensa prometida y sellaré con ellos una alianza perpetua. 9Será famosa su descendencia entre las naciones y sus descendientes entre los pueblos. Todos los que lo vean reconocerán que son la descendencia bendita del Señor. 10El Señor me llena de gozo, y mi Dios me colma de alegría, porque me vistió con un traje de salvación, y me cubrió con un manto de liberación, como novio que se pone la corona o novia que se adorna con sus joyas. 11Pues como la tierra echa sus brotes y un huerto hace germinar la semilla, así el Señor hará germinar la liberación y la alabanza ante todos los pueblos.

will be added

X\