Isaías 50

1Así dice el Señor: ¿Existe, acaso, un acta de divorcio en la que conste que yo he repudiado a la madre de ustedes? ¿Tengo yo deudas con alguien para que tenga que venderlos a él? Si han sido vendidos como esclavos, sepan que se debe a sus crímenes; si ha sido repudiada su madre, sepan que es por culpa de sus pecados. 2¿Por qué no había nadie cuando vine y no me respondieron cuando llamé? ¿Tan corto es mi brazo que no puede liberar? ¿O es que me faltan fuerzas para salvar? ¡Pues con una sola orden seco el mar y convierto en desierto los ríos! Sus peces se mueren de sed y se pudren por falta de agua. 3Yo visto al cielo de luto y lo cubro con vestido de duelo. 4El Señor me ha dado una lengua de discípulo para que sepa sostener con mi palabra al cansado. Cada mañana me despierta el oído, para que escuche como los discípulos. 5El Señor me ha abierto el oído, y yo no me he resistido ni me he echado atrás. 6Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, mis mejillas a los que tiraban mi barba; no oculté la cara ante los insultos y salivazos. 7El Señor me ayuda, por eso soportaba las ofensas, por eso endurecí mi cara como una piedra, sabiendo que no quedaría defraudado. 8Mi defensor está cerca, ¿quién me denunciará? ¡Comparezcamos juntos! ¿Quién me va a acusar? ¡Qué venga a decírmelo! 9Sepan que el Señor me ayuda: ¿Quién me condenará? A todos los carcome la polilla y se gastan igual que un vestido. 10¿Quién de ustedes teme al Señor y escucha la voz de su siervo? El que camine en tinieblas y sin luz, que confíe en el nombre del Señor y se apoye en su Dios. 11Pero ustedes, los que prenden fuego y lanzan flechas llameantes: ¡caigan en las brasas de su fuego, en sus flechas encendidas! Yo haré que les suceda todo esto, quedarán postrados en el dolor.

will be added

X\