Isaías 34

1Acérquense, pueblos, y escuchen; atiendan, naciones; que escuche la tierra y cuanto contiene, el mundo y todo lo que produce. 2El Señor está enojado con las naciones, enfurecido contra todos sus ejércitos; los ha consagrado al exterminio, los ha destinado a la matanza. 3Sus muertos serán arrojados fuera, sus muchos cadáveres darán un fétido olor, y las montañas se empaparán de sangre. 4Desaparece todo el ejército de los cielos; se enrolla el cielo como un pergamino y caen todas las estrellas como cae la hoja de la vid y la hoja de la higuera. 5«Mi espada, empapada de sangre, desde los cielos se lanza sobre Edom, para ajusticiar al pueblo consagrado al exterminio». 6La espada del Señor está llena de sangre y cubierta de grasa: sangre de corderos y cabritos, grasa de las vísceras de carneros. Porque tiene lugar en Bosrá un sacrificio en honor del Señor, y una gran matanza en Edom. 7Caen con ellos los búfalos, los novillos y los toros. La tierra se empapa de sangre, el suelo se cubre de grasa. 8Porque es día de venganza para el Señor, año de desquite para la causa de Sión. 9Los torrentes de Edom se convertirán en lava ardiente y en azufre su suelo; su tierra se volverá lava, 10que no se apaga ni de día ni de noche; su humareda subirá sin cesar. Quedará desolada para siempre, nadie pasará jamás por allí. 11Se adueñarán de ella buhos y erizos, cuervos y lechuzas la habitarán. El Señor aplicará sobre ella la cuerda de la nada, la plomada del caos. 12No tendrán rey a quien recurrir; todos sus jefes desaparecerán. 13En sus palacios crecerán espinos, en sus fortalezas ortigas y cardos. Será guarida de chacales, morada de avestruces; 14allí se reunirán hienas y gatos monteses, en ella se darán cita los chivos; allí encontrará su guarida el monstruo nocturno. 15Allí anidarán las víboras, pondrán e incubarán sus huevos; allí se reunirán también los buitres, sin que falte a las hembras compañero. 16Busquen en el libro del Señor y lean: no falta ninguno de ellos, ninguno ha perdido su pareja, porque lo ha ordenado el Señor, su espíritu los ha reunido. 17Les ha sorteado sus posesiones y con la cuerda de medir en sus manos les reparte el país. Lo poseerán eternamente, y allí por siempre habitarán.

will be added

X\