Isaías 23

1Oráculo sobre Tiro: ¡Laméntense, barcos de Tarsis, pues su puerto está destruido! Al regresar de Chipre les dieron la noticia. 2Enmudezcan, habitantes de la costa, comerciantes de Sidón, que atraviesan el mar y envían mensajeros 3por el ancho mar; el grano de Sijor y la cosecha del Nilo, eran su riqueza; comerciaban con las naciones. 4Avergüénzate, Sidón, fortaleza marina, porque así dice el mar: «No he dado a luz entre dolores, no he criado jóvenes ni educado muchachas». 5Cuando lo sepan los egipcios, temblarán por las noticias de Tiro. 6¡Huyan a Tarsis; griten, habitantes de la costa! 7¿Es ésta su alegre ciudad, la de origen tan antiguo, la que navegó hasta tierras lejanas para establecerse allí? 8¿Quién ha decretado esto contra Tiro, la que repartía reinos, cuyos comerciantes eran príncipes y sus negociantes, grandes de la tierra? 9Lo ha decretado el Señor todopoderoso para aplastar su orgullosa grandeza, para humillar a los grandes de la tierra. 10Cultiven su tierra, gentes de Tarsis, pues ya no tienen puerto. 11Ha extendido el Señor su mano sobre el mar, ha hecho temblar los reinos, ha ordenado destruir las fortalezas de Canaán. 12Ha dicho: «No volverás a alegrarte, muchacha deshonrada de Sidón». Levántate y vete a Chipre: tampoco allí tendrás reposo. 13Ahí tienen el país de los caldeos, Asiria lo ha entregado a las fieras del desierto; ha levantado torres de asalto y demolido sus palacios, sólo queda un montón de ruinas. 14¡Laméntense, barcos de Tarsis, pues su puerto está destruido! 15Por entonces Tiro quedará olvidada durante setenta años, lo que dura la vida de un rey. Y al cabo de los setenta años, le sucederá a Tiro lo que a la prostituta de la canción: 16Toma la cítara, recorre la ciudad, prostituta ya olvidada; toca bien la cítara y canta sin parar, para así ser recordada. 17Al cabo de los setenta años el Señor permitirá que Tiro vuelva a sus sucios negocios con todos los reinos que hay sobre la tierra. 18Pero las ganancias de su comercio serán consagradas al Señor. No las amontonarán ni las guardarán, sino que sus ganancias serán para los que habitan ante el Señor, para que coman hasta hartarse y puedan vestir lujosamente.

will be added

X\