Isaías 17

1Oráculo contra Damasco: Damasco va a dejar de ser ciudad, se va a convertir en un montón de escombros. 2Sus ciudades, abandonadas para siempre, se convertirán en pastizales, donde se recostarán los rebaños sin que nadie los moleste. 3Efraín perderá sus fortificaciones y Damasco su soberanía; y los sobrevivientes de Siria perderán su grandeza como la perdieron los israelitas. Oráculo del Señor todopoderoso. 4Aquel día perderá Jacob su esplendor y su opulencia se convertirá en miseria. 5Quedará como campo cosechado cuando el jornalero corta y recoge las espigas; como campo en el valle de Refaín cuando se recogen las espigas, 6y sólo quedan los restos de la cosecha; o como olivo sacudido, en cuya parte más alta sólo quedan dos o tres aceitunas, y cuatro o cinco en las ramas fecundas. Oráculo del Señor Dios de Israel. 7Aquel día mirará el hombre a su Hacedor, sus ojos contemplarán al Santo de Israel; 8dejará de mirar los altares, hechura de sus manos, y de contemplar las imágenes sagradas y las piedras conmemorativas que hizo con sus dedos. 9Aquel día tus ciudades de refugio serán abandonadas, quedarán desiertas; como las de los sirios y jebeos ante los israelitas, quedarán en ruinas; 10porque has olvidado al Dios de tu salvación y no te has acordado de tu roca de refugio. Plantabas huertos sagrados y sembrabas cultos extranjeros; 11tu semilla germinaba al punto, esa misma mañana florecía. Pero la cosecha se perderá el día de la desgracia y el mal será incurable. 12¡Oigan el rugido de pueblos numerosos, que rugen como el mar; oigan el bramido de naciones, que braman como las aguas caudalosas! 13Pero Dios los amenaza y huyen lejos, como polvo que el viento se lleva, como pelusa que arrastra el vendaval. 14Por la tarde causan espanto, pero antes de amanecer han dejado de existir. Ese es el destino de los que nos saquean, esa es la suerte de quienes nos despojan.

will be added

X\