Isaías 16

1Envíen corderos al soberano del país desde Selá, en el desierto, hasta el monte de Jerusalén. 2(Como pájaros espantados arrojados de su nido, así van los moabitas por los pasos del río Arnón). 3Danos consejo –suplican– toma una decisión, que tu sombra nos proteja a mediodía como si fuera de noche; esconde a los fugitivos, no delates al que huye; 4deja que vivan contigo los fugitivos de Moab; sé tú su refugio frente al opresor. Cuando cese la tiranía, termine la opresión, y el opresor desaparezca del país, 5entonces por tu amor se consolidará un trono en la tienda de David; se sentará firmemente sobre él un juez que busque el derecho y practique la justicia. 6Hemos oído hablar de la soberbia desmedida de Moab, de su orgullo, soberbia e insolencia, de sus estériles fanfarronadas. 7Por eso los moabitas se lamentan por Moab, todos juntos se lamentan. Por los pasteles de pasas de Quir-Jaréset suspiran todos apenados. 8Se han marchitado los campos de Jesbón, los viñedos de Sibmá. Los señores de las naciones destrozaron sus sarmientos; se alargaban hasta Yazer, se perdían en el desierto, y sus ramas se extendían más allá del mar. 9Por eso voy a llorar como llora Yazer, por los viñedos de Sibmá. Las regaré con mis lágrimas, Elalé y Jesbón. Se acabaron los cantares de la cosecha y la vendimia; 10la alegría y el gozo han cesado en el campo, ya no hay quien cante ni grite de alegría en el viñedo; no hay quien pise la uva en el lagar, ni se escuchan sus canciones. 11Por eso mis entrañas vibran como un arpa a causa de Moab y mi corazón a causa de Quir-Jaréset. 12Y aunque Moab no cese de dar culto en los altozanos, aunque vaya a orar a su santuario, de nada le servirá. 13Este es el oráculo pronunciado hace tiempo por el Señor contra Moab. 14Y ahora dice el Señor: «Dentro de tres años justos, será humillada la nobleza de Moab. También la gente del pueblo, por numerosa que sea, caerá; quedará un pequeño resto, impotente y desprotegido».

will be added

X\