Isaías 14

1El Señor se compadecerá de Jacob, elegirá de nuevo a Israel y los llevará a su tierra. Los extranjeros se unirán a ellos, se incorporarán a la descendencia de Jacob. 2Las naciones los recogerán para conducirlos a su patria. El pueblo de Israel se los apropiará como esclavos y esclavas en la tierra del Señor: harán cautivos a sus deportadores, dominarán a sus opresores. 3El día que el Señor te conceda descanso de tus sufrimientos e inquietudes y de la dura esclavitud a la que fuiste sometido, 4recitarás este poema contra el rey de Babilonia: ¡Cómo ha terminado el tirano, cómo ha terminado su arrogancia! 5El Señor ha quebrado el bastón de los malvados, el cetro de los tiranos; 6el cetro que hería a los pueblos con rabia, que los golpeaba sin descanso, que tiranizaba con furia a las naciones y las perseguía sin cesar. 7La tierra entera descansa tranquila y lanza gritos de alegría; 8hasta los cipreses celebran tu ruina, y los cedros del Líbano dicen: «Desde que caíste derrotado no sube a talarnos el leñador». 9El abismo, desde lo profundo de la tierra, prepara tu llegada y sale a recibirte; en tu honor despierta a los espíritus de los muertos, a todos los grandes de la tierra; hace levantarse de sus tronos a todos los reyes de las naciones. 10Todos ellos te saludan diciendo: También tú has sido aniquilado, ya eres semejante a nosotros. 11Tu esplendor ha caído en el abismo, con la música de tus arpas. Tu colchón son los gusanos, las lombrices tu manta. 12¿Cómo has caído del cielo, estrella brillante, hijo de la aurora? ¿Cómo estás derribado por tierra, opresor de las naciones? 13Tú, que pensabas en tu interior: «Escalaré los cielos, levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios, me sentaré en el monte de la reunión, en la morada divina; 14subiré a lo más alto de las nubes, seré igual que el Altísimo». 15¡Cómo has caído al abismo, a lo más hondo de la fosa! 16Los que te ven se quedan mirando y hacen esta reflexión sobre ti: «¿Es éste el hombre que hacía temblar la tierra y aterrorizaba los reinos, 17el que convertía al mundo en desierto, destruía las ciudades y no soltaba a sus prisioneros?» 18Todos los reyes de la tierra reposan con honor, cada uno en su tumba. 19A ti, en cambio, te han arrojado de tu sepulcro como basura despreciable; te han cubierto de muertos atravesados por la espada; te han arrojado contra las piedras del foso como cadáver que se pisa. 20No te reunirás con los reyes en la tumba porque has destruido a tu tierra y has asesinado a la gente de tu pueblo. No se volverá a hablar de la descendencia de los malvados. 21Preparen el exterminio de los hijos por la maldad de sus padres, no sea que se levanten, se apoderen de la tierra, y llenen el mundo de ciudades. 22Yo me levantaré contra ellos –oráculo del Señor todopoderoso– y borraré de Babilonia apellido y descendencia, estirpe y posteridad –oráculo del Señor–. 23La convertiré en morada de erizos, en tierra pantanosa, y la barreré con la escoba de la destrucción. Oráculo del Señor todopoderoso. 24Esto ha jurado el Señor todopoderoso: Lo que he proyectado sucederá, se cumplirá lo que he decidido. 25Aplastaré a los asirios en mi país, los pisotearé en mis montañas; su yugo dejará de oprimir a mi pueblo, su tiranía dejará de pesar sobre sus hombros. 26Esta es la decisión tomada sobre toda la tierra y ésta es la mano extendida que amenaza a todas las naciones. 27El Señor todopoderoso lo ha decidido, ¿quién lo puede impedir? Su mano está extendida, ¿quién la puede retirar? 28El año en que murió el rey Ajaz se pronunció este oráculo: 29No te alegres, nación filistea, de que se haya roto el bastón que te hería, porque de la raíz de la culebra saldrá una víbora, y su fruto será una serpiente voladora. 30Los desvalidos comerán en mis campos y los indigentes reposarán seguros, pero mataré de hambre a tu raíz, y asesinaré lo que aún quede de ti. 31Aúlla, puerta; grita, ciudad; tiembla, nación filistea, que del norte viene una humareda, y de sus filas nadie deserta. 32¿Qué se puede responder a los mensajeros de esa nación? «Que el Señor ha fundado Sión, y en ella se refugiarán los pobres de su pueblo».

will be added

X\