Oseas 7

1Cada vez que intento sanar a Israel quedan al descubierto la iniquidad de Efraín y los crímenes de Samaría. Practican la mentira, el ladrón penetra en la casa, los bandidos asaltan en la calle. 2Y no caen en la cuenta de que yo tengo presente su maldad. Sus pecados los envuelven y siempre están ante mí. 3Divierten al rey con su malicia, con sus mentiras a los príncipes. 4Todos ellos son adúlteros, son como un horno que arde, aunque no lo atice el panadero, mientras se amasa el pan y va creciendo la masa. 5En la fiesta de nuestro rey los príncipes se adormecen con el aroma del vino, el rey se mezcla con chismosos. 6Cuando se le acercan, sus corazones llenos de intrigas arden como un horno; durante la noche su furia está dormida, pero por la mañana arde como fuego violento. 7Sí, todos arden como un horno, y devoran a sus gobernantes. Todos sus reyes han sucumbido, y ninguno de ellos me ha invocado. 8Efraín se mezcla con los pueblos; Efraín es un pastel mal cocido. 9Los extranjeros devoran su vigor, y él ni se entera; las canas cubren su cabeza, y él ni se entera. 10La Gloria de Israel testimonia contra él, pero no se convierten al Señor su Dios, a pesar de todo esto, no lo buscan. 11Efraín es una paloma ingenua e irreflexiva: llaman a Egipto, acuden a Asiria; 12pero mientras ellos van yo extiendo sobre ellos mi red, como a pájaros del cielo los atrapo, y los cazo al oír su revuelo. 13¡Ay de ellos, pues se han alejado de mí! Serán destruidos por haberse rebelado contra mí. ¿Cómo los voy a rescatar si no dejan de decir mentiras contra mí? 14No me invocan sinceramente cuando se lamentan en sus camas. Por el trigo y el vino nuevo se hacen heridas apartándose de mí. 15Yo adiestré y fortalecí sus brazos, pero ellos planeaban el mal contra mí. 16No se convierten a mí; son como un arco que falla. Sus príncipes caerán a espada, por la insolencia de su lenguaje, y en Egipto se burlarán de ellos.

will be added

X\