Oseas 2

1Los israelitas serán tantos como la arena del mar, que no se cuenta ni se mide. Y en vez de llamarlos Nomipueblo se les llamará Hijosde-Diosvivo. 2Los hijos de Judá y los de Israel se reunirán bajo un solo jefe y crecerán hasta llenar el país, porque será grande el día de Jezrael. 3Llamen Mipueblo a su hermano, y a su hermana llámenla Compadecida. 4¡Acusen a su madre, acúsenla, porque ella ya no es mi mujer ni yo soy su marido! Que quite de su cara los adornos de prostituta, y de entre sus senos los tatuajes de adúltera; 5porque si no, la dejaré desnuda, como el día de su nacimiento; la dejaré como un desierto, la convertiré en una tierra árida, y la haré morir de sed. 6No me compadeceré más de sus hijos, porque son hijos de prostitución. 7Sí, su madre se ha prostituido, se ha deshonrado la que los dio a luz, diciendo: «Iré detrás de mis amantes, los que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mis bebidas». 8Por eso, voy a llenar de espinos su sendero, y a ponerle delante un muro, para que no encuentre su camino. 9Perseguirá a sus amantes, pero no los alcanzará; los buscará, pero no los encontrará; entonces dirá: «Regresaré con mi primer marido, pues entonces me iba mejor que ahora». 10Ella no reconocía que era yo quien le daba el trigo, el vino y el aceite nuevos, quien multiplicaba la plata y el oro, con que luego hacían los baales. 11Por eso recobraré mi trigo a su tiempo y mi vino nuevo en su momento, y le quitaré mi lana y mi lino que le servían para cubrir su desnudez. 12La desnudaré a la vista de sus amantes, y nadie podrá librarla de mi mano. 13Haré que se acabe su jolgorio, sus fiestas, novilunios, sábados, y todas sus solemnidades. 14Devastaré su viña y su higuera, de las que ella decía: «Son mi paga, me las han dado mis amantes»; las convertiré en matorral, que será devorado por bestias salvajes. 15La castigaré por festejar a los baales, y haber quemado ofrendas en su honor; se adornaba con su anillo y su collar, y se iba detrás de sus amantes, olvidándose de mí. Oráculo del Señor. 16Por eso yo la seduciré; la llevaré al desierto y le hablaré al corazón. 17Allí le devolveré sus viñedos, haré del valle de Acor una puerta de esperanza; y ella me responderá allí como en los días de su juventud, como el día en que salió de Egipto. 18Aquel día, oráculo del Señor, me llamarás «Mi marido», y no me llamarás «Mi propietario». 19Yo quitaré de su boca los nombres de los baales, y no los volverá a recordar. 20Aquel día haré en favor de mi pueblo una alianza con los animales del campo, con las aves del cielo y con los reptiles de la tierra; romperé en esta tierra el arco, la espada y la guerra, y los haré descansar confiados. 21Te desposaré conmigo para siempre, te desposaré en justicia y en derecho, en amor y en ternura; 22te desposaré en fidelidad, y tú conocerás al Señor. 23Aquel día, oráculo del Señor, yo daré órdenes a los cielos, y ellos responderán con lluvia sobre la tierra; 24la tierra responderá con trigo, vino y aceite nuevos, que serán para Jezrael. 25Estableceré a mi pueblo en esta tierra, me compadeceré de Nocompadecida, diré a Nomipueblo: «Túmipueblo», y él dirá: «Túmi-Dios».

will be added

X\