Oseas 11

1Cuando Israel era niño, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. 2Cuanto más los llamaba, más se apartaban de mí. Ofrecían sacrificios a los baales y quemaban ofrendas a los ídolos. 3Fui yo quien enseñé a andar a Efraín, y lo tomé en mis brazos; pero no han comprendido que era yo quien los cuidaba. 4Con cuerdas de ternura, con lazos de amor, los atraía; fui para ellos como quien levanta un niño hasta sus mejillas o se inclina hasta él para darle de comer. 5Tendrán que regresar a Egipto y Asiria será su rey, por no haber querido volver a mí. 6La espada arrasará sus ciudades, romperá sus defensas y los devorará a causa de sus intrigas. 7Mi pueblo está aferrado a su infidelidad; claman a lo alto, pero nadie los ayuda. 8¿Cómo te trataré, Efraín? ¿Acaso puedo abandonarte, Israel? ¿Te trataré como a Adamá, y te dejaré igual que a Seboín? El corazón me da un vuelco, todas mis entrañas se estremecen. 9No me dejaré llevar por mi gran ira, no volveré a destruir a Efraín, porque yo soy Dios, no un hombre; en medio de ti yo soy el Santo, y no me agrada destruir. 10Irán siguiendo al Señor; él rugirá como un león, rugirá y sus hijos vendrán temblando desde occidente. 11Vendrán temblando desde Egipto como un pájaro, como una paloma, desde Asiria: y yo haré que habiten en sus casas. Oráculo del Señor.

will be added

X\