Oseas 10

1Viña frondosa era Israel, que daba fruto abundante. Cuantos más eran sus frutos más multiplicaba sus altares, cuanto más prosperaba su tierra mejores eran su piedras conmemorativas. 2Tiene dividido el corazón, y ahora va a pagar sus pecados: el Señor destrozará sus altares y derribará sus piedras conmemorativas. 3Ahora dicen: «Ya no tenemos rey, porque no hemos respetado al Señor; además, ¿qué puede hacer el rey por nosotros?» 4No dejan de hablar hacen falsos juramentos, pactan alianzas, pero los procesos brotan como planta venenosa en los surcos de los campos. 5Los habitantes de Samaría tiemblan por el becerro de Bet-Avén; pueblo y sacerdotes hacen duelo por él. ¡Qué se alegren por su gloria, ahora que es desterrado! 6También a él lo llevarán a Asiria, como ofrenda para el gran rey. Avergonzado quedará Efraín, y confundido Israel a causa de sus intrigas. 7Será aniquilada Samaría: su rey es como una astilla en la superficie del agua. 8Serán destruidos los altos de Avén, el pecado de Israel; espinas y matorrales treparán por sus altares. Dirán a las montañas: ¡Cúbrannos! y a las colinas: ¡Caigan sobre nosotros! 9Desde los días de Guibeá Israel no ha dejado de pecar. Se han mantenido allí. Pues será en Guibeá donde la guerra alcance a los injustos. 10Pero yo vendré a castigarlos, los pueblos se reunirán contra ellos, para castigarlos por su doble delito. 11Efraín es una novilla bien amaestrada, que trilla gustosamente; pues bien, yo pondré el yugo sobre su hermoso cuello y la engancharé al carro de labor; Judá tendrá que arar y Jacob rastrillará. 12Siembren justicia y cosecharán amor. Labren el campo nuevo, que ya es tiempo de buscar al Señor para que venga y derrame sobre ustedes la justicia. 13Pero como araron maldad y cosecharon perversidad, fruto de mentira comerán. Por haber confiado en tu poder, en la multitud de tus soldados, 14un tumulto de guerra surgirá contra tu pueblo: todas tus fortalezas serán destruidas. Como Salmán destruyó a Bet-Arbel el día del combate, cuando la madre fue estrellada junto a sus hijos, 15así les sucederá a ustedes, gente de Betel, por su increíble maldad. Con la aurora, el rey de Israel desaparecerá para siempre.

will be added

X\