Génesis 48

1Después de esto comunicaron a José: –Tu padre está enfermo. El tomó consigo a sus dos hijos, manasés y Efraín. 2Le anunciaron a Jacob: –mira, tu hijo José viene a verte. Israel hizo un esfuerzo y se sentó en la cama. 3Y dijo Jacob a José: –El Dios Poderoso se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, me bendijo 4y me hizo esta promesa: «Yo te haré fecundo, te multiplicaré y haré que llegues a ser una muchedumbre de pueblos; y esta tierra se la daré en posesión perpetua a tu descendencia». 5Ahora, los dos hijos que te nacieron en Egipto antes que yo viniera junto a ti, serán míos; Efraín y manasés serán como Rubén y Simeón. 6Los que te nazcan después serán tuyos, y participarán en la herencia gracias a sus hermanos. 7Cuando yo regresaba de Padán Aram perdí a tu madre Raquel en tierra de Canaán, cerca de Efrata, y la sepulté en el camino de Efrata (es decir, Belén). 8Cuando Israel vio a los dos hijos de José, preguntó: –¿Quiénes son éstos? 9José le respondió: –Son mis hijos, los que Dios me ha dado aquí. Y Jacob dijo: –Ten la bondad de acercarlos a mí, que quiero bendecirlos. 10Los ojos de Israel estaban tan debilitados a causa de la vejez que apenas podían ver. José se los acercó y él los abrazó y los besó. 11Luego Israel dijo a José: –No pensaba verte de nuevo, pero Dios me ha concedido ver incluso a tus descendientes. 12José los retiró de las rodillas de su padre y se postró en tierra. 13Después tomó a sus dos hijos: a Efraín con su derecha lo puso a la izquierda de Israel, y a manasés con su izquierda lo puso a la derecha de Israel, y se los acercó así. 14Israel extendió su mano derecha y la puso sobre la cabeza de Efraín, que era el menor, y su izquierda sobre la cabeza de manasés, cruzando a propósito las manos, a pesar de que manasés era el mayor. 15Y los bendijo diciendo: El Dios en cuya presencia caminaron mis antepasados Abrahán e Isaac, el Dios que me ha guiado desde mi nacimiento hasta hoy, 16el ángel que me ha librado de todo mal, bendiga a estos muchachos; que se les llame con mi nombre, y con el nombre de mis antepasados Abrahán e Isaac; que crezcan y se multipliquen en la tierra. 17Al ver José que su padre ponía su mano derecha sobre la cabeza de Efraín, se disgustó, y tomó la mano de su padre para cambiarla de la cabeza de Efraín a la de manasés, 18mientras le decía: –Así no, padre, el mayor es éste; coloca tu mano derecha sobre su cabeza. 19Pero su padre se opuso diciendo: –Lo sé, hijo mío, lo sé. También él llegará a ser un pueblo y será también grande; pero su hermano menor será mayor que él y su descendencia se convertirá en una muchedumbre de pueblos. 20Aquel día los bendijo así: –En su nombre bendecirán en Israel, diciendo: Que Dios los bendiga como a Efraín y a manasés. Y dio a Efraín la procedencia sobre manasés. 21Después Israel dijo a José: –Yo estoy a punto de morir, pero Dios estará con ustedes y los llevará de nuevo a la tierra de sus antepasados. 22Yo te entrego Siquén, con preferencia sobre tus hermanos, la que arrebaté a los amorreos con mi espada y con mi arco.

will be added

X\