Génesis 34

1Un día Dina, la hija que Jacob tuvo de Lía, salió a ver a las mujeres de aquella tierra. 2Siquén, hijo de Jamor, el jeveo, príncipe de aquella tierra, la vio, la raptó, se acostó con ella y la violó. 3Enamorado de la hija de Jacob, trató de ganársela con palabras cariñosas. 4Después Siquén dijo a su padre Jamor: –Pide la mano de esta joven para que sea mi mujer. 5Jacob se había enterado de que Siquén había violado a Dina, su hija, pero como sus hijos estaban en el campo con el ganado no dijo nada hasta que ellos regresaron. 6mientras tanto Jamor, padre de Siquén, fue a ver a Jacob para hablar con él. 7Cuando los hijos de Jacob regresaron del campo y se enteraron de lo ocurrido, se indignaron y se enojaron mucho por la infamia que había cometido Siquén contra Israel acostándose con la hija de Jacob, pues eso no se hace. 8Pero Jamor les habló así: –mi hijo Siquén ama de corazón a la hermana de ustedes; por favor, dénsela por mujer. 9Entren a formar parte de nuestra familia; dennos sus hijas y tomen las nuestras. 10Vivan con nosotros; el país está a disposición de ustedes; quédense en él, comercien y adquieran bienes. 11También Siquén dijo al padre y a los hermanos de Dina: –Concédanme su confianza y les daré cuanto me pidan. 12Impónganme una alta dote, exijan regalos; les daré lo que me pidan, pero denme a esa muchacha por mujer. 13Los hijos de Jacob respondieron con engaño a Siquén y a su padre Jamor, por haber violado a su hermana Dina diciéndoles: 14–Nosotros no podemos hacer una cosa así, dar nuestra hermana a un hombre incircunciso, porque entre nosotros eso es una deshonra. 15Solamente accederemos a ello si todos sus varones se circuncidan como nosotros. 16Entonces les daremos nuestras hijas y tomaremos para nosotros las de ustedes; viviremos entre ustedes y formaremos un solo pueblo. 17Pero, si no están de acuerdo con ello y no quieren circuncidarse, tomaremos a nuestra hermana y nos iremos. 18A Jamor y a su hijo Siquén les pareció bien la propuesta. 19El joven no tardó en hacerlo, porque estaba enamorado de la hija de Jacob; y él era el más influyente de su familia. 20Jamor y su hijo Siquén fueron a la puerta de su ciudad y hablaron así a sus conciudadanos: 21–Estos hombres son gente de paz; que se queden con nosotros en esta tierra y comercien en ella, pues hay espacio de sobra para ellos. Nosotros tomaremos a sus hijas por esposas y a ellos les daremos las nuestras. 22Pero estos hombres sólo se quedarán con nosotros para formar un solo pueblo, si se circuncidan todos nuestros varones como hacen ellos. 23Sus rebaños, sus posesiones, su ganado serán nuestros; así que, accedamos a su deseo, y se quedarán con nosotros. 24Todos los que se habían reunido en la puerta de la ciudad hicieron caso a Jamor y a su hijo Siquén, y todos los varones fueron circuncidados. 25Pero al tercer día, cuando más dolores tenían, dos de los hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, tomaron cada uno su espada, entraron en la ciudad desprevenida y mataron a todos los varones; 26acuchillaron a Jamor y a su hijo Siquén, recogieron a Dina de la casa de Siquén y se fueron. 27Los otros hijos de Jacob entraron, vieron la matanza y saquearon la ciudad, porque habían violado a su hermana. 28Se apoderaron de sus ovejas, vacas y burros, de todo cuanto había en la ciudad y en el campo; 29se llevaron como botín todos sus bienes, todos sus ni-ños y mujeres y saquearon todo lo que había en las casas. 30Entonces Jacob dijo a Simeón y a Leví: –me han puesto en una grave dificultad, haciéndome odioso a los hombres de esta tierra, a los cananeos y a los pereceos. Yo cuento con pocos hombres. Si se unen contra mí, me vencerán y acabarán conmigo y con mi familia. 31Pero ellos replicaron: –¿Hubieras preferido que trataran a nuestra hermana como a una prostituta?

will be added

X\