Génesis 29

1Jacob continuó su camino y llegó al país de los orientales. 2En medio del campo vio un pozo, junto al cual reposaban tres rebaños de ovejas, pues los ganados solían ir a beber agua allí. En la boca del pozo había una gran piedra, 3y cuando todos los rebaños se reunían allí, los pastores corrían la piedra de la boca del pozo y, una vez que el rebaño había bebido, colocaban la piedra en su sitio sobre la boca del pozo. 4Jacob preguntó a los pastores: –Hermanos; ¿de dónde son ustedes? Respondieron: –Somos de Jarán. 5El continuó: –¿Conocen a Labán, el hijo de Najor? Ellos contestaron: –Sí. 6Jacob preguntó: –¿Está bien? Le dijeron: –Sí, está bien. mira, precisamente ahí viene su hija Raquel con las ovejas. 7El les dijo: –Todavía es muy de día y no es hora de retirar el ganado; den de beber a las ovejas y llévenlas luego a pastar. 8Respondieron ellos: –No podemos hacerlo hasta que se reúnan todos los rebaños y se retire la piedra que tapa la boca del pozo; solamente entonces podremos dar de beber a las ovejas. 9Estaba todavía hablando con ellos, cuando llegó Raquel con las ovejas de su padre, pues era ella quien las cuidaba. 10En cuanto Jacob vio a Raquel, hija de su tío Labán, con las ovejas de éste, se acercó, corrió la piedra de la boca del pozo y dio de beber a las ovejas de su tío Labán. 11Después Jacob besó a Raquel y rompió a llorar. 12Jacob explicó a Raquel que él era hijo de Rebeca, y ella corrió a contárselo a su padre. 13Cuando Labán oyó que se trataba de Jacob, su sobrino, corrió a su encuentro, lo abrazó, lo besó y lo llevó a su casa. Jacob contó a Labán todo lo sucedido. 14Y Labán le dijo: –Eres realmente mi pariente. Y Jacob se quedó con él un mes. 15Labán dijo a Jacob: –No por ser mi sobrino vas a servirme de balde. Dime qué salario quieres. 16Tenía Labán dos hijas. La mayor se llamaba Lía y la menor Raquel. 17Lía tenía la mirada tierna, mientras que Raquel era bonita y de hermoso semblante. 18Jacob se había enamorado de Raquel, y dijo: –Te serviré siete años a cambio de Raquel, tu hija menor. 19Labán respondió: –Prefiero dártela a ti antes que a un extraño; quédate, pues, conmigo. 20Jacob sirvió siete años por Raquel, y estaba tan enamorado, que los años le parecieron unos días. 21Pasado ese tiempo, dijo Jacob a Labán: –Se ha cumplido el plazo, dame mi mujer para que me una a ella. 22Labán invitó a todos los vecinos del lugar y dio un gran banquete. 23Pero por la noche Labán tomó a su hija Lía y se la trajo a Jacob, y Jacob se unió a ella. 24(Labán le dio a Lía como criada a su propia criada Zilpá). 25A la mañana siguiente Jacob se dio cuenta de que aquélla era Lía, y dijo a Labán: –¿Qué es lo que me has hecho? ¿No te he servido por Raquel? 26¿Por qué me has engañado? Labán respondió: –En nuestra tierra no es costumbre dar a la menor antes que a la mayor. 27Termina la semana de bodas con ésta y te daré también la otra a cambio de otros siete años de servicio. 28Así lo hizo Jacob; terminó la semana con la primera, y después Labán le dio por mujer también a su hija Raquel; 29(como criada le dio a Raquel su propia criada Balá). 30Jacob se unió también a Raquel y la amó más que a Lía; y estuvo al servicio de su tío otros siete años. 31Vio el Señor que Lía era menospreciada y la hizo fecunda, mientras que Raquel era estéril. 32Lía concibió y dio a luz a un hijo, al que llamó Rubén, pues dijo: –El Señor ha visto mi aflicción; ahora mi marido me amará. 33Concibió de nuevo y dio a luz otro hijo, y exclamó: –El Señor ha visto que yo era menospreciada y me ha dado también este hijo. Y lo llamó Simeón. 34Otra vez concibió, y dio a luz un tercer hijo, diciendo: –Ahora sí que se sentirá unido a mí mi marido, pues le he dado tres hijos. Y por ello le puso el nombre de Leví. 35Volvió a concebir y dio a luz un cuarto hijo y exclamó: –Esta vez alabaré al Señor. Y por eso lo llamó Judá. Después dejó de tener hijos.

will be added

X\