Ezequiel 9

1Después oí que gritaba con fuerte voz: –¡Que se acerquen los que van a castigar a la ciudad; cada uno con su arma destructora! 2Y por la calle de la puerta alta que mira al norte llegaron seis hombres, cada cual con su arma destructora. En medio de ellos había un hombre vestido de lino, con los instrumentos de escribano a la cintura. Entraron y se pusieron junto al altar de bronce. 3La gloria del Dios de Israel se había levantado encima de los querubines y se dirigía hacia el umbral del templo. Entonces llamó al hombre vestido de lino que llevaba los instrumentos de escribano a la cintura, 4y le dijo: –Pasa por la ciudad, recorre Jerusalén y coloca una señal en la frente de los hombres que gimen y lloran por todas las abominaciones que se cometen dentro de ella. 5Y pude oír lo que dijo a los otros: –Recorran la ciudad detrás de él, matando sin compasión y sin piedad. 6Maten a viejos, jóvenes, doncellas, niños y mujeres, hasta exterminarlos. Pero no se acerquen a los que tengan la señal en la frente. Empiecen por mi santuario. Y empezaron por los ancianos que estaban delante del templo. 7Luego les dijo: –Contaminen el templo y llenen de cadáveres los atrios. Y salieron a matar por la ciudad. 8Mientras ellos estaban matando, yo, que me había quedado solo, caí rostro en tierra y grité: –¡Ah, Señor! ¿Vas a exterminar el resto de Israel, descargando tu enojo sobre Jerusalén? 9Me respondió: –El pecado de Israel y de Judá es muy grande; el país está cubierto de sangre, y la ciudad llena de violencia. Han dicho: «El Señor ha abandonado el país, el Señor no ve nada». 10Pues yo tampoco los miraré con compasión ni tendré piedad, daré a cada uno su merecido. 11En aquel momento, el hombre vestido de lino que llevaba los instrumentos de escribano a la cintura dio cuenta de su misión: –He cumplido lo que me ordenaste.

will be added

X\