Ezequiel 5

1Hijo de hombre, toma una espada afilada, úsala como navaja de afeitar y pásala por tu cabeza y tu barba; toma una balanza de peso exacto y divide en tres partes el pelo cortado. 2Cuando termine el asedio, quemarás al fuego una tercera parte en medio de la ciudad, otra tercera parte la cortarás con la espada alrededor de la ciudad, y la otra la esparcirás al viento; yo desenvainaré la espada contra ellos. 3De estos pelos, tomarás unos cuantos y los atarás al borde de tu manto; 4y de estos mismos tomarás unos pocos, los echarás al fuego y los quemarás. Dirás al pueblo de Israel: 5Así dice el Señor: Todo esto se refiere a la ciudad de Jerusalén. Yo la puse en medio de las naciones con los países que la rodean. 6Pero ella se ha rebelado contra mis leyes con más perversidad que las naciones paganas, y contra mis decretos más tercamente que los países que la rodean. Han despreciado mis leyes y no han observado mis mandamientos. 7Por eso, así dice el Señor: Ustedes son más rebeldes que las naciones paganas que los rodean, no han observado mis mandamientos ni cumplido mis órdenes, sino que han imitado las costumbres de las naciones paganas que los rodean. 8Por eso, así dice el Señor: También yo me pongo en tu contra y te voy a castigar ante todas las naciones paganas. 9Por tus prácticas idolátricas haré contigo lo que jamás he hecho ni volveré a hacer: 10los padres se comerán a sus hijos, y los hijos a sus padres. Ejecutaré mi sentencia contra ti y esparciré a todos los vientos lo que quede de ti. 11Por mi vida, oráculo del Señor, juro que por haber profanado mi santuario con tus abominaciones, también yo te rechazaré sin misericordia y sin piedad. 12Una tercera parte de los tuyos morirá de peste y se consumirá de hambre, otra tercera parte caerá a cuchillo en tus alrededores, y a la otra la esparciré yo a todos los vientos y desenvainaré la espada detrás de ellos. 13Desahogaré mi enojo, saciaré en ellos mi indignación y, cuando desahogue contra ellos mi enojo, reconocerán que yo, el Señor, hablaba con pasión. 14Te convertiré en un desierto; serás objeto de burla para las naciones paganas que te rodean, a los ojos de todos los que pasen. 15Serás objeto de insultos y motivo de burla; lección y horror para las naciones paganas que te rodean, cuando yo ejecute en ti mi sentencia con indignación y furor, y con terribles castigos. Yo, el Señor, he hablado. 16Lanzaré contra ustedes las flechas malignas del hambre, que serán perniciosas, porque las lanzaré para destruirlos, y aumentaré el hambre entre ustedes. Les quitaré las reservas de pan; 17mandaré contra ustedes hambre y bestias salvajes que los dejarán sin hijos; la peste y el derramamiento de sangre pasarán sobre ti, y enviaré contra ti la espada. Yo, el Señor, he hablado.

will be added

X\