Ezequiel 35

1Recibí esta palabra del Señor: 2–Hijo de hombre, dirige tu mirada hacia la montaña de Seír y profetiza contra ella. 3Dirás: Esto dice el Señor: Aquí estoy para acusarte, montaña de Seír. Extenderé mi mano contra ti y te convertiré en desierto desolado. 4De tus ciudades haré un montón de ruinas, serás pura desolación y reconocerás que yo soy el Señor. 5Tú has mantenido una antigua enemistad contra los israelitas y los has hecho perecer a espada el día de su ruina, el día en que su pecado llegó al colmo. 6Por eso, por mi vida, oráculo del Señor, te inundaré de sangre, y la sangre te perseguirá. 7Haré de la montaña de Seír un desierto desolado, y exterminaré a todo el que pase por allí. 8Llenaré de cadáveres tus montañas; en tus colinas, valles y barrancos permanecerán los caídos a espada. 9Te convertiré para siempre en desierto; tus ciudades no serán habitadas, y reconocerán que yo soy el Señor. 10Tú dijiste, sabiendo que el Señor estaba allí: «Las dos naciones son mías; me apoderaré de los dos pueblos». 11Pues por mi vida, oráculo del Señor, que te trataré conforme a la ira y al enojo que tu odio desató contra ellos, y ellos me reconocerán cuando te castigue. 12Y tú reconocerás que yo, el Señor, he oído todas las injurias que proferías contra las montañas de Israel, cuando decías: «Están devastadas: nos las entregaron como presa». 13Has proferido palabras desafiantes e insolentes contra mí, y yo las he escuchado. 14Por eso, así dice el Señor: Por haberse alegrado todo tu país, yo te convertiré en desierto. 15Como tú te alegraste cuando la heredad de Israel era devastada, así haré yo contigo: quedarás desierta, montaña de Seír, junto con todo el territorio de Edom, y reconocerán que yo soy el Señor.

will be added

X\