Ezequiel 29

1El año décimo, el día doce del décimo mes, recibí esta palabra del Señor: 2–Hijo de hombre, dirígete contra el faraón, rey de Egipto y profetiza contra él y contra todo su pueblo. 3Dirás: Esto dice el Señor: Aquí estoy para acusarte, faraón, rey de Egipto, cocodrilo gigante que estás en medio del Nilo. Tú dices: «Mío es el Nilo, lo he hecho yo». 4Te pondré garfios en las quijadas, pegaré a tus escamas los peces del Nilo, te sacaré del Nilo con sus peces pegados a tus escamas, 5y te arrojaré al desierto, con todos los peces del Nilo. Morirás en campo abierto, no serás recogido ni enterrado; te daré en alimento a las fieras y a las aves del cielo. 6Así reconocerán los habitantes de Egipto que yo soy el Señor. Porque has sido un bastón de caña para el pueblo de Israel; 7cuando su mano te agarraba, te quebrabas y les herías la mano. Cuando se apoyaban en ti, te hacías pedazos y hacías tambalearse sus caderas. 8Por eso, así dice el Señor: Yo haré que la espada venga contra ti y exterminaré de ti hombres y animales. 9Egipto quedará desierto y destruido. Así reconocerán que yo soy el Señor. Tú dijiste: «Mío es el Nilo, lo he hecho yo»; 10por eso, aquí estoy para acusarte a ti y a tu río, desde Migdol a Siene y a las fronteras de Etiopía. 11Ni hombres ni animales pasarán por allí; durante cuarenta años quedará deshabitado. 12Convertiré a Egipto en el país más desolado; haré que sus ciudades permanezcan durante cuarenta años totalmente destruidas. Dispersaré a los egipcios entre las naciones y los esparciré por los países. 13Esto dice el Señor: Al cabo de cuarenta años reuniré a los egipcios de entre los pueblos donde los había dispersado. 14Haré que regresen a la tierra de Patrós, su país de origen, donde formarán un reino humilde, 15el más humilde de los reinos, y no volverán a levantarse sobre las naciones; los haré pequeños para que no vuelvan a dominar sobre las naciones. 16Dejarán de ser la esperanza de Israel; sólo les servirán para recordar el pecado de haberlos seguido. Y reconocerán que yo soy el Señor. 17El año vigesimoséptimo, el día uno del primer mes, recibí esta palabra del Señor: 18–Hijo de hombre, Nabucodonosor, rey de Babilonia, ha emprendido con su ejército grandes movimientos contra Tiro. Todas las cabezas han quedado calvas, todas las espaldas molidas, pero ni él ni el ejército han sacado provecho alguno de la campaña emprendida contra Tiro. 19Por eso, así dice el Señor: Yo entrego a Nabucodonosor, rey de Babilonia, el país de Egipto; él se apoderará de sus riquezas, lo saqueará y lo entregará al pillaje: esta será la paga de su ejército. 20Como paga del servicio hecho contra Tiro, les doy Egipto, oráculo del Señor. 21Aquel día fortaleceré al pueblo de Israel y entonces les hablarás. Y reconocerán que yo soy el Señor.

will be added

X\