Ezequiel 27

1Recibí esta palabra del Señor: 2–Hijo de hombre, entona una lamentación por Tiro. 3Dirás: ¡Oh Tiro, construida junto al mar, que comercias con pueblos y países! Esto dice el Señor: Tiro, tú decías: «Yo soy un barco de hermosura sin igual». 4Tus dominios, en efecto, se extendían hasta el corazón del mar. Los que te hicieron, modelaron a la perfección tu hermosura: 5Con cipreses de Sanir construyeron tu casco, con un cedro del Líbano tu mástil, 6con encinas de Basán tus remos. Tu cubierta, con marfil incrustado en madera de ciprés de las costas de Chipre. 7Tus velas eran de lino bordado traído de Egipto, y ellas te servían de estandarte. Tu toldo era de color rojo y violeta, de las costas de Elisá. 8Gentes de Sidón y de Arvad te servían de remeros; como timoneles llevabas, oh Tiro, a tus hombres más experimentados; 9los ancianos de Biblos y sus expertos reparaban tus desperfectos. Todos los barcos del mar y sus marineros comerciaban contigo. 10Guerreros de Persia, de Lidia, y de Libia se enrolaban como soldados en tu ejército. Colgaban en ti el casco y el escudo, y te daban esplendor. 11Gentes de Arvad, junto con tu ejército, protegían tus murallas en todo tu alrededor; en tus torres había hombres de Gamad. Colgaban sus escudos alrededor de tus murallas y te daban más esplendor. 12Tarsis intercambiaba contigo toda clase de bienes y compraba tus mercancías con plata, hierro, estaño y plomo. 13Yaván, Túbal y Mosoc comerciaban contigo, y compraban tus mercancías con esclavos y objetos de bronce. 14Los de Togormá compraban tus mercancías con caballos de tiro y de carrera, y con mulos. 15También los habitantes de Dedán comerciaban contigo. Controlabas el comercio de numerosos países que te pagaban con colmillos de marfil y con madera de ébano. 16Siria comerciaba contigo por la multitud de tus productos; compraba tus mercancías con piedras preciosas, seda, vestidos bordados, lino, corales y rubíes. 17Judá e Israel comerciaban contigo; te daban a cambio trigo de Minit, perfumes, miel, aceite y bálsamo. 18Damasco comerciaba contigo por tus numerosos productos y tus variadas riquezas; te daba a cambio vino de Jelbón y lana de Sajar. 19Dan y Yaván, desde Uzal, te proveían de hierro forjado, de canela y caña aromática. 20Dedán comerciaba contigo abasteciéndote de sillas de montar. 21Arabia y todos los príncipes de Cadar comerciaban contigo abasteciéndote de corderos, carneros y chivos. 22Sabá y Ramá comerciaban contigo; a cambio de tus mercancías entregaban los más exquisitos aromas, oro y piedras preciosas. 23Jarrán, Cané, Edén, Asur y Quilmad 24comerciaban contigo abasteciéndote de vestidos de lujo, mantos de terciopelo con adornos, tapices multicolores, cuerdas trenzadas y fuertes. 25Barcos de Tarsis transportaban tus mercancías. Eras rica y opulenta en medio de los mares. 26Tus remeros te condujeron a aguas profundas y el viento del este te destrozó en alta mar. 27Tus riquezas, mercancías y comercio, tus marineros, pilotos, los que reparan los desperfectos, tus comerciantes, tus guerreros y toda la tripulación se hundirán en el corazón del mar, el día de tu caída. 28Al grito de tus timoneles, temblarán las costas. 29Todos los remeros bajarán de sus barcos, pilotos y marineros se quedarán en tierra. 30Gritarán y gemirán amargamente por ti, echarán polvo sobre sus cabezas, se revolcarán en las cenizas; 31por ti se raparán y se vestirán de luto, por ti llorarán con tristeza y amargura. 32Entonarán por ti una lamentación con grandes lamentos, diciendo: «¿Quién como Tiro en medio del mar?» 33Cuando desembarcabas tus mercancías, abastecías a pueblos innumerables. Con tus riquezas y mercancías enriquecías a los reyes de la tierra. 34Pero has naufragado en alta mar, en lo más profundo de las aguas; carga y tripulación se hundieron contigo. 35Los habitantes de los pueblos lejanos están asombrados de tu fracaso, sus reyes están espantados, con el rostro descompuesto. 36Los mercaderes de otros pueblos silban despreciándote; te has convertido en motivo de espanto, has desaparecido para siempre.

will be added

X\