Ezequiel 13

1Recibí esta palabra del Señor: 2–Hijo de hombre, profetiza contra los profetas de Israel, profetiza y diles: Escuchen la palabra del Señor. 3Esto dice el Señor: ¡Ay de los profetas irreflexivos, que hablan por su cuenta sin haber visto nada! 4Tus profetas, Israel, son como chacales entre las ruinas. 5No han defendido los boquetes de la muralla, ni han levantado un muro para que el pueblo de Israel pueda resistir en el combate el día del Señor. 6Tienen visiones falsas y pronuncian oráculos mentirosos. Dicen: «¡Oráculo del Señor!», sin que el Señor los haya mandado, y esperan que se cumpla su palabra. 7¿No es cierto que ustedes tienen visiones falsas y anuncian oráculos mentirosos cuando dicen: «Oráculo del Señor», sin que yo les haya hablado? 8Por eso, así dice el Señor: Porque dicen mentiras y tienen visiones falsas, yo me enfrento contra ustedes. Oráculo del Señor. 9Castigaré a los profetas que tienen visiones falsas y pronuncian oráculos mentirosos; no serán admitidos en el consejo de mi pueblo, no serán inscritos en el libro de Israel ni entrarán en su tierra; y reconocerán que yo soy el Señor. 10Porque han engañado a mi pueblo diciendo: «¡Paz!», cuando no había paz; y mientras el pueblo se construía una pared inconsistente, ellos la recubrían de cal. 11Di a los que recubren de cal: ¡Se caerá! Vendrá un aguacero torrencial, caerá granizo en abundancia y soplará un viento huracanado. 12Cuando la pared se haya derrumbado, les dirán: «¿Dónde está la cal con que la recubrieron?» 13Por eso, así dice el Señor: Mi enojo desencadenará un viento huracanado; mi ira hará caer una lluvia torrencial, y mi furor granizos destructores. 14Derribaré la pared que han recubierto de cal, la derrumbaré y sus cimientos quedarán al descubierto. Se desplomará y perecerán entre sus escombros; entonces reconocerán que yo soy el Señor. 15Descargaré mi enojo contra la pared y contra los que la recubren de cal. Y les diré: Ya no existe la pared ni los que la recubrían, 16esos profetas de Israel que profetizaban sobre Jerusalén y tenían para ella visiones de paz, sin que hubiera paz. Oráculo del Señor. 17Y tú, hijo de hombre, encárate con las mujeres de tu pueblo que profetizan por su cuenta, y profetiza contra ellas. 18Les dirás: Esto dice el Señor: ¡Ay de las que hacen lazos para toda clase de puños y velos de todas las tallas para la cabeza, con intención de cazar a la gente! Ustedes tratan de cazar a mi pueblo, y ¿pretenden salvar su propia vida? 19Me han deshonrado ante mi pueblo por unos puñados de cebada y unos pedazos de pan; dan muerte al que debe vivir y dejan vivir al que debe morir, engañando a mi pueblo que se cree sus mentiras. 20Por eso, así dice el Señor: He venido para arrancar esos lazos con los que cazan a la gente como pájaros; los arrancaré de sus brazos y dejaré volar libre a esa gente que cazan. 21Rasgaré sus velos y libraré a mi pueblo de sus manos, para que dejen de ser su presa; y reconocerán que yo soy el Señor. 22Porque han afligido al justo con mentiras, sin que yo lo afligiera, y han animado al malvado para que no se convierta de su mala conducta y salve su vida. 23Por eso, no tendrán más visiones falsas ni pronunciarán más oráculos. Yo libraré a mi pueblo de sus manos, y reconocerán que yo soy el Señor.

will be added

X\