Éxodo 24

1Dijo Dios a Moisés: –Sube al encuentro del Señor con Aarón, Nadab, Abiú y setenta ancianos de Israel. Y cuando todavía estén lejos se postrarán. 2Sólo Moisés se acercará al Señor; los otros no se acercarán y tampoco el pueblo subirá con él. 3Moisés vino y comunicó al pueblo todo lo que le había dicho el Señor y todas sus leyes. Y todo el pueblo respondió a una: –Cumpliremos todo lo que ha dicho el Señor. 4Moisés puso entonces por escrito todas las palabras del Señor. Al día siguiente se levantó temprano y construyó un altar al pie de la montaña; levantó doce piedras conmemorativas, una por cada tribu de Israel. 5Luego mandó a algunos jóvenes israelitas que ofrecieran holocaustos e inmolaran novillos como sacrificios de comunión en honor del Señor. 6Moisés tomó la mitad de la sangre y la puso en unas vasijas, y la otra mitad la derramó sobre el altar. 7Tomó a continuación el código de la alianza y lo leyó en presencia del pueblo, el cual dijo: –Cumpliremos y obedeceremos todo lo que ha dicho el Señor. 8Entonces Moisés tomó la sangre y roció al pueblo diciendo: –Esta es la sangre de la alianza que el Señor ha hecho con ustedes, según las disposiciones dadas. 9Moisés, Aarón, Nadab y Abiú y los setenta ancianos de Israel subieron 10y contemplaron al Dios de Israel. Bajo sus pies había como un pavimento de zafiro, tan brillante como el mismo cielo. 11Y aunque vieron a Dios, él no hizo perecer a estos privilegiados de Israel. Luego comieron y bebieron. 12El Señor dijo a Moisés: –Sube a mi encuentro a la montaña y quédate allí. Yo te daré unas tablas de piedra con la ley y los preceptos que he escrito para instruirlos. 13Moisés y Josué, su ayudante, se levantaron y, antes de subir a la montaña, 14Moisés dijo a los ancianos: –Quédense aquí esperándonos hasta que regresemos. Se quedan con ustedes Aarón y Jur; el que tenga algún asunto que resolver, que se dirija a ellos. 15Después Moisés subió a la montaña del Sinaí, que estaba cubierta por la nube. 16La gloria del Señor se había posado sobre la montaña del Sinaí y la nube la cubrió durante seis días. Al séptimo día llamó el Señor a Moisés desde la nube. 17La gloria del Señor aparecía ante los israelitas como un fuego devorador sobre la cima de la montaña. 18Moisés pasó a través de la nube, subió a la montaña, y permaneció en ella cuarenta días y cuarenta noches.

will be added

X\