Éxodo 12

1El Señor dijo a Moisés y a Aarón en Egipto: 2–Este mes será para ustedes el más importante de todos, será el primer mes del año. 3Digan a toda la asamblea de Israel: Que el día décimo de este mes prepare cada uno un cordero por familia, uno por casa. 4Si la familia es demasiado pequeña para comerlo entero, que invite a cenar en su casa a su vecino más próximo, según el número de personas y la porción de cordero que cada cual pueda comer. 5Será un animal sin defecto, macho, de un año; podrá ser cordero o cabrito. 6Lo guardarán hasta el día catorce de este mes, y toda la comunidad de Israel lo inmolará al atardecer. 7Luego rociarán con la sangre el marco de la puerta en las casas donde vayan a comerlo. 8Lo comerán esa noche asado al fuego, con panes sin levadura y verduras amargas. 9No comerán nada crudo ni cocido; todo ha de ser asado al fuego, cabeza, patas y vísceras. 10No dejarán nada para el día siguiente; si queda algo, lo quemarán. 11Y lo comerán así: el cinturón puesto, los pies calzados, bastón en mano y a toda prisa, porque es la pascua del Señor. 12Esa noche pasaré yo por el país de Egipto y mataré a todos sus primogénitos, tanto de los hombres como de los animales. Así ejecutaré mi sentencia contra todos los dioses de Egipto. Yo, el Señor. 13La sangre servirá de señal en las casas donde estén; al ver yo la sangre, pasaré de largo y, cuando yo castigue a Egipto, la plaga exterminadora no los alcanzará. 14Este día lo recordarán siempre y lo celebrarán como fiesta del Señor, institución perpetua para todas las generaciones. 15–Durante siete días comerán panes sin levadura; desde el primer día harán desaparecer la levadura de sus casas, porque el que coma pan fermentado cualquiera de esos siete días será excluido de Israel. 16El día primero y el séptimo tendrán una celebración litúrgica. En estos días no harán trabajo alguno. Solamente podrán preparar la comida que cada uno haya de comer. 17Celebrarán, pues, la fiesta de los panes sin levadura, porque en ese día saqué yo sus ejércitos de Egipto. Celebrarán ese día de generación en generación como institución perpetua. 18Desde la tarde del día catorce del primer mes hasta la tarde del veintiuno sólo comerán panes sin levadura. 19Durante siete días no habrá levadura en sus casas, porque el que coma pan fermentado será excluido de la comunidad de Israel, sea nativo o extranjero. 20No comerán nada fermentado. En cualquier lugar que habiten comerán panes sin levadura. 21Moisés reunió a todos los ancianos de Israel y les dijo: –Elijan un cordero por familia y ofrezcan el sacrificio de pascua. 22Tomen un ramo de hisopo, mójenlo en la sangre recogida en un recipiente, rocíen con ella el marco de la puerta, y que nadie salga de su casa hasta el día siguiente. 23El Señor pasará para castigar a los egipcios, pero cuando vea la sangre en el marco de la puerta, pasará de largo y no permitirá al exterminador entrar en sus casas para matar. 24Deben cumplir todo esto como un mandato perpetuo para ustedes y sus hijos. 25También cuando hayan entrado en la tierra que el Señor les va a dar, como ha prometido, realizarán este rito. 26Y cuando sus hijos les pregunten qué significa este rito para ustedes, 27les responderán: Es el sacrificio de la pascua en honor del Señor, que pasó de largo ante las casas de los israelitas en Egipto, cuando castigó a los egipcios y perdonó a nuestras familias. Entonces los israelitas cayeron de rodillas en actitud de adoración. 28Luego fueron e hicieron lo que el Señor había mandado a Moisés y Aarón. 29A media noche hizo morir el Señor a todos los primogénitos en Egipto, desde el primogénito del faraón, el heredero del trono, hasta el del preso que está en la cárcel, y a todos los primogénitos de los animales. 30Se levantaron por la noche el faraón, sus ministros y todos los egipcios, y hubo un gran lamento en Egipto, porque no había casa donde no hubiera un muerto. 31Aquella noche el faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: –Salgan inmediatamente de aquí ustedes y los israelitas. Vayan y den culto al Señor como han dicho. 32Lleven sus ovejas y vacas, como pedían, y váyanse; y bendíganme también a mí. 33Los egipcios apuraban al pueblo para que saliera cuanto antes del país, porque pensaban: Vamos a morir todos. 34El pueblo tuvo que tomar la masa de pan antes de que fermentara, la envolvieron en telas y la metieron en cajas de madera, que cargaron a sus espaldas. 35Siguiendo la orden de Moisés, los israelitas pidieron a los egipcios vestidos y objetos de plata y oro. 36Y el Señor hizo que los egipcios se mostraran generosos con el pueblo y que accedieran a su petición de buen grado. Así despojaron a los egipcios. 37Los israelitas partieron de Rameses hacia Sucot; eran unos seiscientos mil los que iban a pie, sin contar a los niños. 38Partió también con ellos una gran muchedumbre de gentes con ovejas y vacas en gran cantidad. 39Cocieron panes sin levadura con la masa sacada de Egipto, pues no había fermentado, porque los apuraban tanto para salir que no habían podido preparar provisiones para el viaje. 40La permanencia de los israelitas en Egipto duró cuatrocientos treinta años. 41El mismo día que se cumplían los cuatrocientos treinta años, todos los ejércitos del Señor salieron de Egipto. 42Aquella noche el Señor veló para sacarlos de Egipto. Y esa misma noche será para los israelitas noche de vela en honor del Señor durante todas sus generaciones. 43El Señor dijo a Moisés y Aarón: –Esta es la ley de la pascua. Ningún extranjero podrá comer el cordero pascual. 44El esclavo que hayas comprado y haya sido circuncidado lo puede comer, 45pero ni el huésped ni el jornalero podrán comerlo. 46Se comerá todo en la misma casa; no se sacará nada de carne fuera de ella, ni romperán ninguno de sus huesos. 47Toda la asamblea de Israel celebrará la pascua, 48Si el extranjero que vive entre ustedes quiere celebrar la pascua, tendrá que circuncidar a todos los varones de su familia; entonces será admitido como si fuera uno de ustedes, pero nadie que no esté circuncidado podrá comerla. 49Regirá la misma ley para los nativos y para los extranjeros que viven entre ustedes. 50Todos los israelitas cumplieron cuanto el Señor había ordenado a Moisés y a Aarón. 51Y aquel mismo día sacó el Señor del país de Egipto a los israelitas formados por batallones.

will be added

X\