Ester 6

1Aquella noche el rey no pudo conciliar el sueño; así que mandó traer el libro de los anales o crónicas para que se lo leyeran. 2Allí constaba que Mardoqueo había descubierto a Bigtán y Teres, los dos eunucos de la guardia real que habían querido atentar contra el rey Asuero. El rey preguntó: –¿Qué honor o dignidad se le dio a Mardoqueo por ésto? Los cortesanos que atendían al rey respondieron: –No se le dio nada. 4Preguntó entonces el rey: –¿Quién está en el patio? Amán acababa de entrar en el patio exterior de palacio para pedir al rey que colgara a Mardoqueo en la horca que le había preparado. 5Los cortesanos le respondieron: –El que está en el patio es Amán. Dijo el rey: –Que entre. 6Cuando entró Amán, el rey le preguntó: –¿Qué se puede hacer a un hombre a quien el rey quiere honrar? Amán se dijo: «¿A quién va a querer honrar el rey sino a mí?» 7y respondió: –¿Una persona a la que el rey quiere honrar? 8Que le traigan vestiduras regias, de las que usa el rey, un caballo de los que monta el rey, y una corona real para su cabeza. 9La ropa y el caballo se entregarán a un dignatario real perteneciente a la nobleza, y éste vestirá al hombre a quien el rey quiera honrar; y lo paseará a caballo por la plaza de la ciudad, proclamando ante él: «Así se trata al que el rey quiere honrar». 10Entonces dijo el rey a Amán: –Toma en seguida la ropa y el caballo, tal como has dicho, y haz todo eso con el judío Mardoqueo, que está sentado a la puerta del palacio real. Y no omitas nada de lo que has dicho. 11Amán tomó los vestidos y el caballo, vistió a Mardoqueo y lo paseó a caballo por la plaza de la ciudad, proclamando ante él: «Así se trata a quien el rey quiere honrar». 12Después Mardoqueo regresó a su puesto en el palacio, mientras Amán corría hacia su casa, triste y avergonzado. 13Contó a su mujer Zeres y a todos sus amigos lo que había pasado. Zeres y sus consejeros le dijeron: –Si ese Mardoqueo que te está haciendo caer es de raza judía, no podrás con él; al contrario, te hundirás ante él; no podrás prevalecer sobre él porque el Dios vivo está con él. 14Estaban todavía hablando, cuando llegaron los eunucos del rey para llevarle en seguida al banquete preparado por Ester.

will be added

X\