Ester 10:3

3Pues el judío Mardoqueo era, después del rey Asuero, el primero en el reino, el más importante de los judíos y muy estimado por sus muchos compatriotas; buscó el bien de su pueblo y promovió la paz para los de su raza. (a) Entonces Mardoqueo dijo: –Todo esto es cosa de Dios. (b) Ahora recuerdo un sueño que tuve y todo se ha cumplido puntualmente: (c) el manantial que se convirtió en río, la luz, el sol y el agua abundante. El río es Ester a quien el rey tomó por esposa y constituyó reina; (d) los dos dragones somos Amán y yo; (e) las naciones son todos los que se reunieron para exterminar a los judíos; (f) mi pueblo es Israel que clamó a Dios y fue salvado. El Señor salvó a su pueblo, liberándonos de todos estos males y realizando prodigios y maravillas como nunca se habían visto entre las naciones. (g) Por eso el Señor estableció dos clases de suertes: una para el pueblo de Dios y otra para las demás naciones. (h) Estas dos clases de suertes se han cumplido en la hora, tiempo y día prefijados por Dios en relación con todas las naciones. (i) Dios se acordó de su pueblo e hizo justicia a Israel, su heredad. (j) Por eso estos días catorce y quince del mes de Adar serán para ellos días de reunión, de júbilo y de alegría para siempre en presencia de Dios y en medio de su pueblo Israel. (k) El año cuarto de Tolomeo y de Cleopatra, Dositeo, que decía ser sacerdote y levita, trajo, junto con su hijo Tolomeo, esta carta relativa a los «purim». Aseguraron que era auténtica y dijeron que había sido traducida por Lisímaco, hijo de Tolomeo, de Jerusalén.

Share this Verse:

FREE!

One App.
997 Languages.

Learn More