Deuteronomio 30

1Cuando te sucedan todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto ante ti, y las hayas meditado en tu corazón; cuando estés en medio de las naciones en las que te haya dispersado el Señor tu Dios, 2si regresas al Señor tu Dios y le obedeces, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma, como yo te prescribo hoy, 3entonces el Señor tu Dios cambiará tu suerte, tendrá piedad de ti y te reunirá de nuevo de entre todos los pueblos en los que el Señor tu Dios te había dispersado. 4Aunque estuvieran tus desterrados en los límites de los cielos, de allí te reunirá el Señor tu Dios; allí te irá a buscar. 5El Señor tu Dios te llevará de nuevo a la tierra que poseyeron tus antepasados y volverás a ocuparla; te hará feliz y te multiplicará más que a tus antepasados. 6El Señor tu Dios cambiará tu corazón y el corazón de tus descendientes para que lo ames con todo tu corazón y con toda tu alma, y así tengas vida. 7El Señor tu Dios hará recaer todas estas maldiciones sobre tus enemigos y sobre todos los que te hayan odiado y perseguido. 8Y tú escucharás de nuevo la voz del Señor y pondrás en práctica todos estos mandamientos que yo te prescribo hoy. 9El Señor tu Dios hará prosperar todo lo que hagas, el fruto de tus entrañas, el fruto de tus ganados y el producto de tu tierra. Porque el Señor volverá a darte prosperidad, como se la había dado a tus antepasados, 10si escuchas la voz del Señor tu Dios, observando sus mandamientos y sus leyes escritas en este libro de la ley, si regresas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma. 11Pues el precepto que yo te prescribo hoy no es superior a tus fuerzas ni está fuera de tu alcance. 12No está en el cielo para que digas: «¿Quién subirá al cielo para traerlo y nos lo enseñará para que lo pongamos en práctica?» 13Tampoco está más allá de los mares para que digas: «¿Quién pasará al otro lado de los mares para traerlo y nos lo enseñará para que lo pongamos en práctica?» 14Pues la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. 15Mira, hoy pongo ante ti vida y felicidad, muerte y desgracia. 16Si escuchas los mandamientos del Señor tu Dios que yo te prescribo hoy, amando al Señor tu Dios, siguiendo sus caminos y observando sus mandamientos, sus leyes y sus preceptos, vivirás y serás fecundo, y el Señor tu Dios te bendecirá en la tierra a la que vas a entrar para tomar posesión de ella. 17Pero si tu corazón se desvía, si no escuchas, si te dejas arrastrar y te postras ante otros dioses y les das culto, 18yo declaro hoy que ustedes morirán irremediablemente; no vivirán mucho tiempo en la tierra a la que entrarán para tomar posesión de ella después de pasar el Jordán. 19Pongo hoy por testigos contra ustedes al cielo y a la tierra: ante ti están la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Elige la vida y vivirán tú y tu descendencia, 20amando al Señor tu Dios, escuchando su voz y uniéndote a él, pues él es tu vida y el que garantiza tu permanencia en la tierra que el Señor juró dar a tus antepasados, a Abrahán, Isaac y Jacob.

will be added

X\