Deuteronomio 22

1Si ves extraviado el buey o la oveja de tu hermano, no te desentiendas de ellos; devuélveselos a tu hermano. 2Si tu hermano no vive cerca o no lo conoces, encierra el animal en tu casa y tenlo contigo hasta que tu hermano venga a buscarlo; entonces se lo entregarás. 3Lo mismo harás con su burro, con su manto y con cualquier objeto que tu hermano haya perdido y que tú encuentres. No debes desentenderte de ellos. 4Si ves el burro o el buey de tu hermano caídos en el camino, no te desentiendas, ayúdale a levantarlos. 5La mujer no llevará vestidos de hombre ni el hombre llevará vestidos de mujer, pues quien obra así es detestable para el Señor tu Dios. 6Si de camino encuentras en un árbol o en tierra un nido de pájaros con polluelos o con huevos y la madre está colocada sobre los polluelos o sobre los huevos, no tomes la madre con los polluelos; 7deja volar a la madre y toma sólo los polluelos, para que seas dichoso y tengas larga vida. 8Cuando construyas una casa nueva, pondrás una protección en torno a la azotea. Así no te verás expuesto a la venganza de sangre, si alguien llega a caerse de ella. 9No sembrarás en tu viña una segunda simiente, no sea que declaren sagrada toda la cosecha, tanto el fruto de la viña como el producto de la segunda simiente. 10No ararás tu campo con una junta formada por un buey y un burro. 11No te vestirás con ropa tejida de lana e hilo juntamente. 12Te harás borlas para las cuatro puntas del manto con el que te cubras. 13Si un hombre se casa con una mujer y se une a ella, pero en seguida la deja de amar, 14le atribuye falsos delitos y la difama diciendo: «He tomado esta mujer, pero cuando me uní a ella no la encontré virgen», 15entonces el padre y la madre de la joven tomarán las pruebas de su virginidad y las llevarán a los ancianos, a la puerta de la ciudad. 16El padre de la joven dirá a los ancianos: «Yo di mi hija como mujer a este hombre, pero ha dejado de amarla; 17ahora le atribuye falsos delitos, diciendo que no la ha encontrado virgen. Pues aquí están las pruebas de su virginidad». A continuación, extenderá la sábana ante los ancianos de la ciudad. 18Entonces, los ancianos castigarán al hombre, 19condenándolo a pagar una multa de cien monedas de plata, que darán al padre de la joven, por haber difamado a una virgen de Israel. Ella continuará siendo su mujer, y él no podrá repudiarla en toda su vida. 20Pero si la acusación es verdadera y se averigua que la joven no era virgen, 21entonces la sacarán a la puerta de la casa de su padre y los hombres de la ciudad la apedrearán hasta que muera, por haber cometido una infamia en Israel, deshonrando a la familia de su padre. Así extirparás el mal de en medio de ti. 22Si se sorprende a un hombre acostado con una mujer casada, morirán los dos, tanto la mujer como el que se acostó con ella. Así extirparás el mal de Israel. 23Si uno encuentra en la ciudad a una joven virgen prometida con otro hombre y se acuesta con ella, 24sacarán a los dos a las puertas de la ciudad y los apedrearán hasta que mueran: la joven, por no haber pedido socorro estando en la ciudad; y el hombre, por haber deshonrado a la mujer de su prójimo. Así extirparás el mal de en medio de ti. 25Pero si fue en el campo donde el hombre encontró a la muchacha prometida y la forzó acostándose con ella, morirá solamente el hombre que se acostó con ella. 26A la joven no le harás nada, pues ella no ha cometido culpa digna de muerte. Es un caso semejante al de un hombre que se lanza sobre otro y lo mata. 27Al ser sorprendida en el campo, la joven comprometida en matrimonio tal vez gritó, pero no había nadie que la socorriera. 28Si un hombre encuentra a una joven virgen no comprometida en matrimonio, la toma, se acuesta con ella y son sorprendidos, 29el hombre que se acostó con ella pagará al padre de la joven cincuenta monedas de plata; ella será su mujer por haberla violado y no podrá repudiarla en toda su vida.

will be added

X\