Deuteronomio 11

1Amarás al Señor tu Dios y cumplirás siempre sus decretos, sus leyes, sus preceptos y sus mandamientos. 2Hoy reconocen –no me estoy refiriendo a sus hijos, que nada han conocido y nada han visto– lo que el Señor su Dios les ha enseñado, su grandeza, su mano fuerte y su brazo poderoso; 3los milagros y las hazañas que realizó en Egipto contra el faraón, rey de Egipto y contra toda su tierra; 4lo que hizo con el ejército egipcio, con sus carros y caballos, a los que sepultó el Señor bajo las aguas del mar Rojo cuando los perseguían, aniquilándolos completamente; 5lo que hizo por ustedes en el desierto hasta que llegaron a este lugar, 6lo que hizo con Datán y Abirón, hijos de Eliab, el rubenita, cuando la tierra abrió sus fauces y se los tragó con sus familias, sus tiendas y todos los israelitas que los seguían. 7Me dirijo, pues, a ustedes que han sido testigos presenciales de toda la grandiosa obra del Señor. 8Observen todos los mandamientos que yo les prescribo hoy, para que sean fuertes y entren en posesión de la tierra a la que van a pasar para ocuparla. 9Así vivirán largos años en esa tierra que el Señor prometió con juramento dar a sus antepasados y a su descendencia, tierra que mana leche y miel. 10Cierto, la tierra en la que vas a entrar para tomarla en posesión no es como la tierra de Egipto, de la que ustedes han salido; allí sembrabas la semilla y la regabas como si fuera un huerto de hortaliza, moviendo la noria con los pies. 11La tierra a la que van a pasar para tomarla en posesión es, en cambio, una tierra de montes y valles, que se empapa con la lluvia del cielo; 12una tierra de la que cuida el Señor tu Dios y en la que tiene puestos sus ojos desde que empieza el año hasta que termina. 13Si cumplen los mandamientos que yo les prescribo hoy, amando al Señor su Dios y sirviéndolo con todo su corazón y toda su alma, 14yo enviaré oportunamente la lluvia a su tierra, lluvia de otoño y de primavera, para que puedas cosechar tu trigo, tu vino y tu aceite; 15yo daré a tus ganados hierbas en los campos, y comerás hasta saciarte. 16Pero tengan cuidado, no se dejen seducir ni se aparten del Señor, sirviendo y dando culto a otros dioses. 17Si hacen esto, el Señor se enfurecerá contra ustedes, cerrará los cielos y no volverá a llover; la tierra no dará fruto y ustedes no tardarán en desaparecer de esa tierra que el Señor les da. 18Graben en su corazón y en su alma estas palabras, átenlas como signo a sus muñecas, pónganlas como señal en su frente. 19Enséñenselas a sus hijos y háblenles de ellas, cuando estén en casa o cuando vayan de viaje, acostados o levantados. 20Escríbelas a la entrada de tu casa y en tus puertas, 21para que la vida de ustedes y la de sus hijos dure tanto en la tierra que el Señor juró dar a sus antepasados, como los cielos sobre la tierra. 22Porque, si de verdad observan todos estos preceptos que yo les mando poner en práctica, si aman al Señor su Dios, siguiendo todos sus caminos y uniéndose a él, 23el Señor expulsará ante ustedes a todas estas naciones, y se apoderarán de sus posesiones, aunque sean más poderosas y fuertes que ustedes. 24Los lugares que pisen con la planta de su pie serán de ustedes: desde el desierto hasta el Líbano, desde el río Eufrates hasta el mar Mediterráneo será su territorio. 25Nadie podrá resistir ante ustedes. El Señor su Dios sembrará ante ustedes el pánico y el terror sobre toda la tierra en la que pisen, como les ha dicho. 26Miren, hoy pongo ante ustedes bendición y maldición. 27Bendición, si observan los mandamientos del Señor su Dios que yo les prescribo hoy. 28Maldición, si no observan los mandamientos del Señor su Dios y se apartan del camino que hoy les señalo, siguiendo a dioses extranjeros, que no conocen. 29Cuando el Señor tu Dios te haya introducido en la tierra que vas a tomar en posesión, pondrás la bendición en el monte Garizín y la maldición en el monte Ebal. 30Estas montañas se encuentran al otro lado del Jordán, detrás del camino del oeste, en la tierra de los cananeos que viven en el Arabá, frente a Guilgal, junto al encinar de Moré. 31Van a cruzar el Jordán para tomar posesión de la tierra que el Señor su Dios les da. La poseerán, habitarán en ella 32y pondrán en práctica todas las leyes y los preceptos que yo les promulgo hoy.

will be added

X\