Colosenses 2

1Porque quiero que sepan qué lucha tan grande sostengo por ustedes, por los de Laodicea y por tantos otros que no me conocen personalmente. 2Lo hago para que se mantengan animados y para que, unidos fuertemente en el amor, lleguen a obtener toda la riqueza de una plena comprensión hasta lograr el total conocimiento del plan salvífico de Dios, que es Cristo, 3en quien se encierran todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia. 4Les digo esto para que nadie los engañe con falsos razonamientos; 5pues aunque corporalmente estoy ausente, en espíritu estoy presente y me alegro de la armonía que reina entre ustedes y de la firmeza de su fe en Cristo. 6Así pues, ya que han aceptado a Cristo Jesús, el Señor, vivan como cristianos, 7enraizados y edificados sobre él, firmes en la fe, como se les ha enseñado, y permanentemente den gracias. 8Estén atentos, no sea que alguien los seduzca por medio de filosofías o de estériles especulaciones fundadas en tradiciones humanas o en poderes cósmicos, pero no en Cristo. 9Porque es en Cristo hecho hombre en quien habita la plenitud de la divinidad, 10y en él, que es cabeza de todo dominio y potestad, ustedes han obtenido la plenitud. 11Por su unión con él están también circuncidados, no físicamente por mano de hombre, sino con la circuncisión de Cristo, que los libera de su condición pecadora. 12Han sido sepultados con Cristo en el bautismo, y también con él han resucitado, pues han creído en el poder de Dios que lo ha resucitado de entre los muertos. 13Ustedes estaban muertos a causa de sus delitos y de su condición pecadora; pero Dios los ha hecho revivir junto con Cristo, perdonándoles todos sus pecados. 14Ha destruido el documento acusador que nos era contrario y lo hizo desaparecer clavándolo en la cruz. 15Ha despojado a dominios y potestades, exponiéndolos a la vergüenza pública y ha triunfado de ellos por medio de Cristo. 16Así pues, no permitan que nadie los critique por cuestiones de comida o de bebida, ni por lo que respecta a fiestas, a celebraciones de luna nueva o sábados. 17Todo eso no es más que sombra de las cosas que han de venir; la realidad es Cristo. 18Que nadie los prive del premio presumiendo de humildad o de dar culto a los ángeles; es gente que se enorgullece de lo que cree haber visto, que se vanagloría de pensamientos mundanos 19y que no se mantiene unida a Cristo cabeza, por quien todo el cuerpo, a través de los nervios y ligamentos, recibe alimento y cohesión logrando el crecimiento que Dios quiere. 20Si están incorporados a Cristo en su muerte y ya no están sujetos a los poderes cósmicos, ¿por qué dejan todavía que les impongan leyes como si pertenecieran al mundo? 21«­No tomes, no gustes, no toques» les indican. 22Pero todo está destinado a perecer con el uso, pues son preceptos y enseñanzas de hombres, 23que tienen cierta apariencia de sabiduría por su aire de religiosidad, de humildad y de mortificación corporal, pero que sólo sirven para satisfacer el propio egoísmo.

will be added

X\