Amós 9

1De pie, junto al altar, vi al Señor que decía: Sacude las columnas hasta que se quiebren las vigas; destruye a todos los que están a la cabeza, que al resto los degollaré con la espada. Ninguno de ellos podrá huir, ninguno escapará. 2Aunque se escondan en el abismo, de allí los sacará mi mano; aunque suban hasta el cielo, de allí los haré bajar; 3aunque se oculten en la cumbre del Carmelo, allí iré a buscarlos y los atraparé; aunque se escondan en el fondo del mar, allí ordenaré a la serpiente que los muerda; 4si van cautivos ante sus enemigos, mandaré a la espada que los degüelle. No los perderé de vista, y será para su mal, no para su bien. 5El Señor todopoderoso toca la tierra, ella tiembla y hacen duelo todos sus habitantes; crece toda ella como el Nilo, disminuye como el río de Egipto. 6El construyó en el cielo su trono y cimentó sobre la tierra su bóveda; él convoca a las aguas del mar y las derrama sobre la tierra. Su nombre es «el Señor». 7¿No son ustedes para mí como etíopes, hijos de Israel? Oráculo del Señor. ¿No saqué yo a Israel de Egipto, a los filisteos de Creta y a los sirios de Quir? 8Yo, el Señor, no perderé de vista al reino pecador, y lo haré desaparecer de la superficie de la tierra; pero no haré desaparecer del todo a los descendientes de Jacob. Oráculo del Señor. 9Porque voy a dar órdenes y a sacudir a los israelitas por todas las naciones, como se sacude el grano en el cedazo sin que pase una sola piedra. 10A espada perecerán todos los pecadores de mi pueblo, los que dicen: «No se acercará, no nos alcanzará la desgracia». 11Aquel día, levantaré la choza caída de David; repararé sus boquetes, levantaré sus ruinas y la reconstruiré como en los tiempos antiguos, 12para que conquisten el resto de Edom y todas las naciones en las que se invoca mi nombre. Oráculo del Señor, que cumplirá todo esto. 13Vienen días, oráculo del Señor, en los cuales detrás del que ara irá el que cosecha y detrás del que siembra, el que recoge la uva. El vino nuevo fluirá por las montañas, y destilarán todas las colinas. 14Yo cambiaré la suerte de mi pueblo Israel: reconstruirán las ciudades destruidas y vivirán en ellas, plantarán viñedos y beberán su vino, cultivarán huertas y comerán sus frutos. 15Yo los plantaré en su tierra, y nunca más serán arrancados de la tierra que yo les di, dice el Señor tu Dios.

will be added

X\