Amós 4

1Escuchen esta palabra, vacas de Basán, que viven en la montaña de Samaría: oprimen a los indefensos, explotan a los necesitados, dicen a sus maridos: «Tráigannos de beber». 2El Señor lo jura por su santidad: Vendrán días sobre ustedes en que las levantarán con ganchos, y a sus damas de compañía con anzuelos de pesca; 3saldrán por los boquetes una tras otra y las empujarán hacia el Hermón. Oráculo del Señor. 4¡Vayan a Betel y pequen, a Guilgal y pequen más todavía; ofrezcan por la mañana sus sacrificios, y cada tres días sus diezmos; 5quemen pan fermentado en acción de gracias, anuncien públicamente sus ofrendas voluntarias, ya que eso es lo que les gusta, hijos de Israel! Oráculo del Señor. 6Yo he condenado al hambre a todas sus ciudades, y a la escasez a todos sus pueblos; pero no se han convertido a mí. Oráculo del Señor. 7Les negué la lluvia los tres meses anteriores a la cosecha, hice llover sobre una ciudad y sobre otra no; un campo era regado mientras otro, falto de agua, se secaba. 8Los de dos o tres ciudades iban hasta otra para beber agua, y no conseguían calmar su sed; pero no se han convertido a mí. Oráculo del Señor. 9Les herí con la tiña y el gusano, sequé sus huertos y viñedos, la langosta devoró sus higueras y olivares; pero no se han convertido a mí. Oráculo del Señor. 10Envié contra ustedes la peste, una peste como la de Egipto; maté con la espada a sus jóvenes, entregué sus caballos como botín, les hice oler el hedor de los cadáveres en sus campamentos; pero no se han convertido a mí. Oráculo del Señor. 11Los destruí como hice con Sodoma y Gomorra; eran como un palo humeante salvado de un incendio; pero no se han convertido a mí. Oráculo del Señor. 12Por eso te voy a tratar así, Israel; y porque así te voy a tratar, prepárate, Israel, a comparecer ante Dios. 13Porque él formó las montañas y creó el viento, descubre al hombre sus pensamientos, hace la mañana y la noche y camina sobre las alturas de la tierra. Su nombre es: el Señor todopoderoso.

will be added

X\