Hechos 28

1Una vez a salvo, nos enteramos que la isla se llamaba Malta. 2Los nativos nos trataron con toda clase de atenciones. Como estábamos empapados por la lluvia que caía y teníamos mucho frío, encendieron una fogata y nos dijeron a todos que nos acercáramos. 3Pablo se puso a recoger ramas secas. Al echarlas en la fogata, una víbora, que huía del calor, le mordió la mano y no se la soltaba. 4Los nativos, al verla colgando de su mano, se decían unos a otros: –Sin duda, este hombre es un homicida; se ha librado del mar, pero la justicia de Dios no le permite seguir con vida. 5Pero él se sacudió la víbora arrojándola al fuego y no sufrió daño alguno. 6Ellos esperaban que se hinchara y cayera muerto de repente. Estuvieron esperando un buen rato, pero al ver que nada malo le sucedía, cambiaron de parecer y empezaron a decir que era un dios. 7Cerca de aquel lugar tenía una finca el gobernador de la isla, llamado Publio, el cual nos recibió amablemente y nos hospedó durante tres días. 8Su padre estaba entonces en cama, atacado de fiebre y disentería; Pablo lo visitó y, después de orar, le impuso las manos y lo sanó. 9Al enterarse de esto, los demás habitantes de la isla que tenían enfermedades venían también y Pablo los sanaba. 10Así que nos hicieron muchos honores, y, al partir, nos suministraron lo necesario. 11Transcurridos tres meses, partimos en un barco alejandrino que había pasado el invierno en la isla, y que tenía por insignia a Cástor y Pólux. 12Llegados a Siracusa, nos detuvimos tres días. 13De allí fuimos costeando hasta Regio y, como al día siguiente comenzó a soplar el viento del Sur, el segundo día llegamos a Pozzuoli. 14Allí encontramos algunos hermanos que nos invitaron a quedarnos con ellos siete días. Finalmente nos pusimos en camino hacia Roma. 15Los hermanos de Roma, que habían sido informados de nuestra llegada, nos salieron al encuentro en el Foro Apio y Tres Tabernas. Pablo, al verlos, dio gracias a Dios y recobró el ánimo. 16Cuando entramos en Roma, le permitieron a Pablo quedarse en una casa particular, con un soldado que lo custodiara. 17Tres días después, Pablo convocó a los dirigentes de los judíos. Cuando llegaron, les dijo: –Hermanos, sin haber hecho nada contra el pueblo ni contra las costumbres de nuestros antepasados, fui detenido en Jerusalén y entregado a los romanos. 18Ellos, después de interrogarme, quisieron ponerme en libertad, ya que no tenían contra mí ningún cargo por el que mereciera la muerte. 19Pero, como los judíos se opusieron, me vi obligado a apelar al emperador, aunque sin intención de acusar a mi pueblo. 20Este es, pues, el motivo de haberlos llamado. Quería verlos y conversar con ustedes, pues a causa de la esperanza de Israel llevo estas cadenas. 21Ellos le dijeron: –Nosotros no hemos recibido de Judea cartas referentes a ti, ni ha venido ningún hermano trayendo malos informes sobre ti. 22De todas formas, deseamos que nos digas lo que piensas, pues lo que sabemos de esta secta es que en todas partes encuentra oposición. 23Se pusieron de acuerdo en un día y acudieron en mayor número a la casa donde se hospedaba Pablo. Desde la mañana hasta la tarde estuvo exponiéndoles el reino de Dios y esforzándose por ganarlos para Jesús con argumentos de la ley de Moisés y de los profetas. 24A unos les convencía su palabra; otros, en cambio, seguían sin creer. 25Como no se ponían de acuerdo, cuando estaban a punto de retirarse, Pablo les dijo: –Con razón dijo el Espíritu Santo a sus antepasados por medio del profeta Isaías: 26Ve a este pueblo y diles: Oirán, pero no entenderán, mirarán, pero no verán. 27Porque se ha endurecido el corazón de este pueblo, han cerrado sus oídos para no ver con sus ojos, ni oír con sus oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse, para que yo los sane. 28Sepan, pues, que esta salvación de Dios ha sido ofrecida a los paganos; ellos sí la escucharán. 30Pablo estuvo dos años enteros en una casa alquilada por él, y allí recibía a todos los que iban a verlo. 31Podía anunciar el reino de Dios y enseñar cuanto se refiere a Jesucristo, el Señor, con toda libertad y sin obstáculo alguno.

will be added

X\