2 Timoteo 4

1Ante Dios y ante Jesucristo que, manifestándose como rey vendrá a juzgar a vivos y muertos, te ruego encarecidamente: 2Predica la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, corrige, reprende y exhorta; hazlo con mucha paciencia y conforme a la enseñanza. 3Porque vendrá el tiempo en que los hombres no soportarán la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de multitud de maestros que les dirán palabras halagadoras, 4apartarán los oídos de la verdad y los desviarán hacia las fábulas. 5Tú, sin embargo, procura ser siempre prudente, soporta el sufrimiento, predica el evangelio y dedícate plenamente a tu ministerio. 6Yo estoy a punto de ofrecer mi vida, y el momento de mi partida es inminente. 7He combatido el buen combate, he concluido mi carrera, he conservado la fe. 8Sólo me queda recibir la corona de la salvación, que aquel día me dará el Señor, juez justo, y no sólo a mí, sino también a todos los que esperan con amor su venida gloriosa. 9Procura visitarme lo antes posible, 10pues Dimas me ha abandonado por amor a las cosas de este mundo y se ha ido a Tesalónica; Crescente se ha ido a Galacia; Tito a Dalmacia. 11Solamente Lucas está conmigo. Que Marcos se venga contigo, pues me ayuda mucho en mi ministerio. 12A Tíquico lo he mandado a Efeso. 13Cuando vengas, tráeme la capa que dejé en Tróade, en casa de Carpo, y también los libros, sobre todo los pergaminos. 14Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho mal. El Señor le pagará según su conducta. 15No confíes en él, pues se ha opuesto insistentemente a nuestra predicación. 16En mi primera defensa nadie me acompañó; todos me abandonaron. ¡Que Dios los perdone! 17El Señor estuvo a mi lado y me fortaleció, para que el mensaje fuera plenamente anunciado por mí y lo escucharan todos los paganos. Fui librado de la boca del león. 18El Señor me librará de todo mal y me dará la salvación en su reino celestial. A él la gloria por los siglos de los siglos. Amén. 19Saluda a Prisca, a Aquila y a la familia de Onesíforo. 20Erasto se quedó en Corinto, a Trófimo lo dejé enfermo en Mileto. 21Procura visitarme antes del invierno. Te saludan Eubulo, Pudente, Lino, y Claudia y todos los hermanos. 22El Señor esté contigo. La gracia esté con ustedes.

will be added

X\