2 Samuel 6

1David reunió de nuevo a todo lo más selecto de Israel, treinta mil hombres; 2y, acompañado de todo el pueblo, salió y fue a Baalá de Judá para traer de allí el arca de Dios, que lleva el nombre del Señor todopoderoso, el que se asienta sobre los querubines. 3Pusieron el arca de Dios sobre un carro nuevo y la sacaron de la casa de Abinadab, que está en la colina. Uzá y Ajió, hijos de Abinadab, conducían el carro. 4Uzá estaba al lado del arca de Dios, y Ajió iba delante de ella. 5David y todo Israel iban danzando delante del arca con gran entusiasmo, cantando al son de cítaras, arpas, tambores, mandolinas y platillos. 6Al llegar al campo de Nacón, Uzá sujetó el arca de Dios con la mano, porque los bueyes la hicieron tambalearse. 7Entonces el Señor se enfureció contra Uzá. Y allí mismo lo hirió, muriendo por su atrevimiento ante el arca de Dios. 8David se afligió mucho, porque el Señor había castigado a Uzá, y puso a aquel lugar el nombre de Peres Uzá –es decir, Brecha de Uzá–, y así se llama hasta hoy. 9David tuvo miedo del Señor aquel día, y pensó: –¿Cómo va a entrar en mi casa el arca del Señor? 10Y no quiso llevar el arca del Señor a su casa, a la ciudad de David, sino que la llevó a la casa de Obededón, el de Gat. 11El arca del Señor estuvo tres meses en casa de Obededón de Gat, y el Señor bendijo a Obededón y a toda su familia. 12Informaron al rey David: «El Señor ha bendecido a Obededón y todas sus posesiones a causa del arca de Dios». Entonces David fue a buscar el arca de Dios a casa de Obededón e hizo que la trajeran a la ciudad de David en medio de gran alegría. 13Cuando los que llevaban el arca dieron seis pasos, se sacrificó un toro y un ternero cebado. 14David danzaba ante el Señor frenéticamente; llevaba puesto un efod de lino. 15Así David y todo Israel trajeron el arca del Señor entre gritos de júbilo y al son de trompetas. 16Cuando el arca del Señor llegaba a la ciudad de David, Micol, la hija de Saúl, estaba mirando por la ventana y, al ver al rey David que saltaba y danzaba ante el Señor, sintió desprecio por él. 17Llevaron, pues, el arca del Señor y la colocaron en su lugar, en medio de la tienda que David había hecho levantar para ella; y David ofreció al Señor holocaustos y sacrificios de comunión. 18Al acabar de ofrecerlos, David bendijo al pueblo en el nombre del Señor todopoderoso; 19luego distribuyó a todo el pueblo, a los hombres y mujeres de aquella multitud israelita, un pedazo de pan a cada uno, un pedazo de carne y un pastel de pasas. Después cada uno se fue a su casa. 20Cuando David regresaba para bendecir a su familia, Micol, la hija de Saúl, salió a su encuentro y le dijo: –¡Qué bien ha quedado hoy el rey de Israel, desnudándose a la vista de las criadas de sus servidores, como se desnuda un hombre vulgar! 21David respondió a Micol: –Yo he danzado ante el Señor. Vive el Señor, que me eligió y me prefirió a tu padre y a toda su familia para hacerme jefe de su pueblo Israel, que yo danzaré ante el Señor, 22y me humillaré todavía más; tú me despreciarás, pero las criadas de que hablas, apreciarán mi acción. 23Y Micol, hija de Saúl, no tuvo hijos en toda su vida.

will be added

X\