2 Samuel 3

1La guerra entre la familia de Saúl y la de David fue larga; pero mientras David se fortalecía cada vez más, la familia de Saúl se iba debilitando. 2A David le nacieron varios hijos en Hebrón. Su primogénito fue Amnón, nacido de Ajinoán de Jezrael; 3el segundo, Quilab, de Abigail, mujer de Nabal, el del Carmelo; el tercero Absalón, hijo de Maacá, hija de Tolmay, rey de Guesur; 4el cuarto Adonías, hijo de Jagit; el quinto Safatías, hijo de Abital; 5el sexto Yitrán, nacido de Egla, mujer de David. Estos fueron los hijos que le nacieron a David en Hebrón. 6Durante la guerra entre la familia de Saúl y la de David, Abner se hacía cada vez más fuerte en la familia de Saúl. 7Saúl había tenido una concubina llamada Rispá, hija de Ayá, y Abner la tomó para sí. Entonces Isbaal dijo a Abner: –¿Por qué te has acostado con la concubina de mi padre? 8Abner se enojó mucho por estas palabras de Isbaal, y le dijo: –¿Acaso soy yo un perro? He socorrido a la familia de tu padre Saúl, a sus hermanos y amigos, y no te he dejado caer en manos de David, ¿y ahora me recriminas tú por causa de una mujer? 9Que Dios me castigue, si no hago que se cumpla lo que el Señor prometió con juramento a David, 10cuando le dijo que arrebataría el trono a la familia de Saúl y establecería el trono de David sobre Israel y sobre Judá desde Dan hasta Berseba. 11Isbaal, lleno de miedo, no pudo responder nada a Abner. 12Entonces Abner envió mensajeros a David para decirle: –¿Para quién ha de ser el país? Haz un pacto conmigo y yo te apoyaré, para que todo Israel te vuelva a obedecer. 13David le respondió: –De acuerdo, haré un pacto contigo; pero te exijo una cosa: No te recibiré, si no me traes a Micol, la hija de Saúl, cuando vengas a verme. 14Entonces David envió mensajeros a Isbaal, hijo de Saúl, para decirle: –Devuélveme a mi mujer, Micol, por quien pagué cien prepucios de filisteos. 15Isbaal dio órdenes para que fueran a quitársela a su marido Paltiel, hijo de Lais. 16Su marido salió con ella y la seguía llorando hasta Bajurín. Abner le dijo: –Anda regresa. Y él regresó. 17Entonces Abner dijo a los ancianos de Israel: –Hace tiempo que desean tener a David como rey. 18Pues bien, ha llegado la ocasión, pues el Señor ha dicho a David: «Por medio de mi siervo David yo libraré a mi pueblo Israel de los filisteos y de todos sus enemigos». 19Abner habló también a los de Benjamín; después fue a Hebrón para exponer a David todo lo que Israel y los de Benjamín habían aprobado. 20Abner, acompañado por veinte hombres, llegó a Hebrón donde se encontraba David, y David les ofreció un banquete. 21Abner dijo a David: –Ahora voy a reunir a todo Israel junto al rey, mi señor; ellos harán un pacto contigo y tú serás rey como deseas. David despidió a Abner, y él se fue en paz. 22Los hombres de David, al mando de Joab, llegaron entonces de una correría trayendo un gran botín. Abner ya no estaba con David en Hebrón, pues éste lo había despedido y se había ido en paz. 23Cuando llegó Joab con toda su tropa, le dijeron que Abner, hijo de Ner, había estado con el rey, y que éste lo había despedido y lo había dejado irse en paz. 24Entonces Joab se presentó al rey y le dijo: –¿Qué has hecho? ¿Por qué despediste a Abner y lo dejaste ir en paz cuando vino a verte? 25¿Es que no conoces a Abner, hijo de Ner? Seguro que ha venido para engañarte, para espiar tus movimientos y saber lo que haces. 26Joab salió de la presencia de David, y envió en busca de Abner unos mensajeros, que lo hicieron regresar desde el pozo de Sirá, sin que David lo supiera. 27Cuando Abner regresó a Hebrón, Joab lo llevó aparte, junto a la puerta, como para hablar pacíficamente con él, y allí mismo lo hirió mortalmente en el vientre, para vengar la muerte de su hermano Asael. 28Al saber David lo que había pasado, dijo: –Mi reino y yo somos inocentes para siempre ante el Señor de la muerte de Abner, hijo de Ner. 29Joab y toda su familia son los responsables; que no falte nunca en la familia de Joab quien padezca gonorrea o lepra, quien sea afeminado, quien muera a espada o de hambre. 30Joab y su hermano Abisay habían matado a Abner, porque éste había matado a su hermano Asael en la batalla de Gabaón. 31David dijo a Joab y a toda su tropa: –Rasguen sus vestiduras, vístanse de luto y hagan duelo por Abner. El rey David iba detrás del féretro 32cuando sepultaron a Abner en Hebrón y se puso a llorar desesperadamente sobre el sepulcro de Abner; todo el pueblo lloró también. 33Entonces el rey entonó este lamento por Abner: ¿Debía morir Abner como muere un necio? 34Tus manos no estaban atadas, ni tus pies encadenados. ¡Has caído como se cae a manos de criminales! Y todo el pueblo continuó llorando por él. 35Después vinieron a rogar a David que comiera, pues todavía era de día, pero David hizo este juramento: –Que Dios me castigue si como pan o cualquier otra cosa antes de ponerse el sol. 36Todo el pueblo aprobó este gesto, pues todo lo que hacía el rey le parecía bien al pueblo. 37Y aquel día se convenció toda la gente y todo Israel que no fue el rey quien dio la orden de matar a Abner, hijo de Ner. 38El rey dijo a sus servidores: –Hoy ha caído en Israel un príncipe y un gran hombre. 39Yo soy débil todavía, aunque haya sido ungido como rey, y estos hombres, los hijos de Seruyá, son más fuertes que yo. Que el Señor dé su merecido al que hizo el mal.

will be added

X\